Lenin Danieri: “ya no basta que el periodista cuente la historia hay que involucrarse”

El ciudadano común aún cree que un periodista es algo así como una estrella de cine. Un ser con una vida perfecta, que todo lo sabe y que además todo lo puede. Pero los periodistas somos más comunes y corrientes de lo muchos piensan, sobre todo hoy, cuando las colas, la escasez, la basura, los cortes eléctricos y el resto de los síntomas de la crisis, son parte de nuestra cotidianidad como otro ciudadano más.

La diferencia está en que los “buenos periodistas” sentimos la apremiante necesidad de involucrarnos, de empujar los cambios, de denunciar, de tender puentes, abrir diálogos y buscar a toda costa que la sociedad evolucione para bien. Eso es nuestra mayor virtud y el más grande de los defectos, dependiendo de la óptica desde donde se observe.

Un ejemplo vivo y representativo del periodista venezolano de esta época toma cuerpo en la persona de Lenin Danieri, corresponsal, reportero y un profesional comprometido con una labor social inquebrantable, porque siempre hay algo que hacer y si no lo hay, se inventa.

Lenin es, desde hace más de 12 años, el corresponsal de Televen en el Zulia. Pero su labor más humana la ejerce a través de las redes sociales, desde donde construye esos famosos “puentes de solidaridad” por donde atraviesa la buena voluntad y el apoyo de alguien que da y alguien que recibe.

quien lo sigue sabe que Lenin pareciera estar en todos lados, siempre con una noticia fresca. Pero, además, este periodista ha desarrollado una excelente capacidad para detectar dónde están los más vulnerables, los desprotegidos, aquellos a quienes más les hace falta de la bondad anonima.

Toda una carrera

De niño, Lenin tuvo el sueño de ser militar, pero sus planes cambiaron cuando una tía le pidió ayuda con la producción de un programa que saldría en los días siguientes por Venezolana de Televisión. Desde entonces el periodismo lo sedujo hasta tal punto que se ha convertido en una parte de su ejercicio de vida.

“Empecé como camarógrafo en 1995 en la corresponsalía de Radio Caracas Televisión (RCTV) en Aragua y Carabobo, luego me tocó venirme para el Zulia, aquí trabajé con excelentes periodistas Carla León, Germán Novelli, Serena Barboza, puros ‘cuarto bates’”, comenta y agrega que luego pasó a formar parte de la plantilla de Globovisión en 2000.

Durante una entrevista sorpresiva a Francisco Arias Cárdenas, en la que su primo, también camarógrafo, le pidió que lo acompañara, decidió estudiar periodismo y complementar su labor. “En 2002 empecé a estudiar Comunicación Social en la Universidad Católica Cecilio Acosta (Unica), me gradué en el 2006 y desde ese momento estoy en Televen”. Además, Lenin se ha desempeñado como corresponsal de otros medios de comunicación venezolanos y de la cadena colombiana Caracol en Venezuela.

Vivir la historia

Ante la pregunta ¿Que representa para ti ser periodista en este momento? Lenin responde con firmeza: “Es todo un privilegio, es difícil, arduo, complicado y complejo, sobre todo complejo porque enfrentamos “situaciones” que buscan frenar la prensa libre y nos estrangula en todos los sentidos, sobre todo en el área financiera, por eso muchos medios no están saliendo a la calle, no cubren algunas pautas y no van a los sitios”.

A lo que el corresponsal se refiere es a la situación interna de los medios de comunicación en Maracaibo, donde la carencia de personal, herramientas, vehículos y materiales, mella paulatinamente el ejercicio óptimo y sin barreras. “Imaginate que en estos momentos hay una pandemia de paludismo en la Villa del Rosario y Machiques, sobre todo en el Tocuco y nadie ha ido”.

Esta preocupación de Lenin es parte del día a día de los pocos periodistas que aún ejercen la profesión en la ciudad. “Tenemos que luchar, mostrar lo que está pasando, y si el medio donde estás no lo hace, entonces es nuestro deber hacerlo por otras ventanas, pero no dejar de informar”.

El mejor momento para ser periodista

Luego de lanzar una afirmación tan contundente, la pasión por el oficio se exalta. “A pesar de todas las dificultades que representa ejercer el periodismo en Venezuela, estamos en uno de los mejores momentos para ejercerlo. Pero no basta con contar la historia, no es suficiente salir a la calle y montar una historia, Venezuela nos demanda involucrarnos más, por eso yo me he volcado a hacer labor social, que es lo que se necesita en este momento”.

Y si se urga un poco en su Twitter donde tiene más de 44 mil seguidores y en su Instagram donde casi 16 mil personas lo siguen, se encontrarán testimonios de buena voluntad, desde un juguete para un niño wayuu, hasta una prótesis auditiva para un niño sordo. “Independientemente de todos los elementos y factores que involucran la crisis social actual, como son los problemas de educación familiar y de atención gubernamental, en medio está la población más vulnerable, por ellos tenemos que inmiscuirnos un poco más en la historia”.

¿Y la nueva generación de periodistas? “Pues que se preparen, la preparación debe ser constante, porque en el ejercicio de periodismo no se deja de evolucionar y aprender. Hay que comprometernos, porque somos comunicadores sociales y la ciudad nos necesita”.

@ldanieri

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *