De la aceptación a la decepción: Guanipa paga caro el no juramentarse ante la ANC

Su radicalismo frontal en contra del gobierno del presidente Nicolás Maduro lo llevó a ubicarse en la preferencia electoral de los zulianos que lo escogieron con 691 mil 547 votos (51,06%) el pasado 15 de octubre. La decisión de la mayoría desplazó al oficialista Francisco Arias Cárdenas, pero la negativa del opositor Juan Pablo Guanipa de juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), lo condujo a hacer a un lado el cargo para el cual fue electo. Surge así un caso inédito en el país y en el Zulia: Un Gobernador que decidió no juramentarse después de haber sido electo popularmente. Un amplio porcentaje de quienes sufragaron por él, dice haberse sentido defraudado. Los duros de su partido Primero Justicia (PJ) lo apoyan, alegando que mantuvo la coherencia con su discurso en contra de la “plenipotenciaria”. En este apartado, TuReporte desglosa los aspectos que dieron un vuelco a la imagen de Guanipa tras su decisión. Luego de gozar de un amplio porcentaje de aceptación, hoy por hoy, el rechazo de quienes llegaron a sufragar por él, hace cuestionar la efectividad política de no haberse presentado ante la instancia, presidida por Delcy Rodríguez. ¿Le falló la estrategia?

“Yo voté por él y me sentí defraudado cuando se negó a asumir el cargo para el cual lo elegí. Fue un golpe bajo porque después de la emoción por haber ganado el Zulia, lo perdimos solamente porque él se negó a presentarse ante la ANC. Fue como una bofetada. Le dimos nuestra confianza y él vino a salir con eso. Nadie dio la cara por nosotros. Fue como si nos dejarán desamparados. Ya no creo nada de lo que él dice”, dijo José Vargas, jubilado de 62 años, en un sondeo de TuReporte.

Douglas Cazorla, topógrafo, de 50 años, fue claro al expresar que “yo nunca respaldaré esa decisión que él hizo. Tenía que haberse presentado ante la mamarracha constituyente y decirles las cosas en su cara. Me sentí defraudado, decepcionado, sentí que no tomaron en cuenta mi voto, y me sentí peor cuando vi que Omar Prieto fue quien se quedó con la Gobernación del Zulia”.

Eloin Moreno, de 31 años, no dista mucho de esta opinión: “Para mí Juan Pablo Guanipa es un traidor. Traicionó al Zulia. No tomó en cuenta a quienes votaron por él. A mí no me consultaron si yo quería que él fuera o no ante la constituyente. La mayoría lo escogió a él, pero nos dejaron por fuera,solo tomó en cuenta una orden de Primero Justicia. Creo que no volvería a votar por ese señor”.

A lo interno de su partido PJ, muchos lo defienden y aseveran que se mantuvo coherente con su discurso. Reiteran que siempre recalcó su posición en contra de la ANC, y que así se mantuvo. Resaltan que juramentarse ante la “plenipotenciaria”, sería aceptar algo para lo cual nunca sufragó la mayoría.

 

“Idealismo excesivo” que no fue práctico

Juan Pablo Guanipa fue concejal de Maracaibo, diputado ante el Consejo Legislativo del Estado Zulia (Clez) y actualmente legislador ante la Asamblea Nacional (AN). Más de 20 años de trayectoria política, así como su ejercio de abogado y comunicador social, le dieron a conocer en las comunidades. Ahora, su nombre pasa a la historia como el gobernador electo que decidió no juramentarse.

“Él venía de despertar una esperanza. Las encuestas decían que carecía de una imagen de gobernante, pero se pudo posicionar. Después, ocurrió lo que todos sabemos: Un desplome de su figura para con la gente. Quienes lo apoyaban, ahora lo rechazan porque sienten que no los representó en el cargo para el cual lo eligieron. La gente se sintió decepcionada. Su decisión de no juramentarse ante la constituyente, fue un error técnico y táctico, un error político. Las personas se dieron cuenta de que el idealismo excesivo no fue práctivo para los intereses del colectivo”, declaró el politólogo Andrés Chacín, experto en estrategia política. El también profesor universitario, considera que Guanipa llegó a proyectarse para un cargo de eleccion nacional, pero “sacó mal el cálculo”.

Ruth Guerrero, profesora de ciencias políticas de la Universidad del Zulia (LUZ) y especialista en opinión pública, expuso que Guanipa pagó un precio muy alto por su negativa a juramentarse ante la ANC. “Creció el rechazo hacia él, hay encuestas que hablan de hasta de más de 70 por ciento de rechazo en su contra. La gente piensa que la Gobernación no sería igual si él estuviera al frente. En la ciudadanía, el triunfo se transformó en decepción y la decepción en rabia. El rechazo es un castigo por su decisión, los electores piensan que no les consultaron si él debía asumir o no el cargo ante la constituyente, ahorita es muy bajo su nivel de credibilidad, aunque también creo que es algo que puede pasar”, dijo la politóloga.

 

TuReporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *