Juan Pablo tiene el voto emocional, pero su triunfo depende de los Rosales

No todas las cartas están echadas de cara a la batalla por el Palacio de los Cóndores. Tras resultar electo en las primarias opositoras con 161.437 votos totales para el 53 por ciento de las preferencias en las internas del pasado domingo, Juan Pablo Guanipa demostró que es dueño del voto espontáneo opositor, según Jesús Castillo Molleda.

Sin embargo, Guanipa tiene un reto que desnudó la contienda en las internas del domingo 10 de octubre. “La maquinaria opositora luce débil de cara a las elecciones por la Gobernación”, asegura el Presidente de la Fundación Zulia Productivo y especialista en marketing político. La participación rondó el 12 por ciento del padrón electoral, para 305.326 papeletas, una cifra que se quedaría corta como proyección para el 15 de octubre.

Arias Cárdenas contaría, según la visión de Castillo Molleda, con un músculo mucho más robusto. Logística, dinero, electrodomésticos, cajas Clap y financiamiento. Mucho dinero. En su campaña, exhibiría la cara de la derrota que aún muerde la imagen de Guanipa: el resultado trágico, de anarquía y caos de las protestas para impulsar la salida de Nicolás Maduro. Esas promesas, encarnadas por Juan Pablo en rol protagónico, le endosaron un revés que será potenciado electoralmente por el militar.

El peso de una dinastía

Ricardo Lobo Acosta, historiador y militante de la corriente revolucionaria, avizora una contienda interesante, aderezada por los celos políticos dentro de las fuerzas antagónicas de la oposición. “No imagino a los Rosales contribuyendo con su propia muerte política”, explica el analista. Y Juan Pablo necesita de Un Nuevo Tiempo. Es un pulmón vital en estas lides.

Le agrega una lectura muy particular. “Arias Cárdenas se metió en la oposición e hizo metástasis”, asegura. ¿Cómo es eso? “Medio gabinete de Arias Cárdenas viene de las filas de Un Nuevo Tiempo. Si hubiese ganado Eveling las primarias ellos tal vez no correrían riesgo. Ahora se las van a jugar. Si gana Guanipa lo más probable es que salgan”.

Lobo Acosta destaca que el líder regional de Primero Justicia tiene como aval su experiencia trabajando en los sectores más humildes. “Definitivamente, el muchacho tiene una maestría en patear barrios”, reconoce, pero ve como debilidad, el pugilato entre los Guanipa y los Rosales. “No veo a los Rosales de segundones de Juan Pablo”. Explica que a nivel nacional hay una contracción que deslinda, por sus intereses personalistas a AD, Avanzada Progresista y Un Nuevo Tiempo, con Henry Ramos Allup, Henri Falcón y Manuel Rosales, a la cabeza, y Primero Justicia y Voluntad Popular, con Henrique Capriles Radonski y Leopoldo López, como estandartes. “Yo no veo, por ejemplos, victorias en Miranda y Zulia de la oposición. Se gana una de las plazas o se pierden las dos”, argumenta.

El desplazamiento de fuerzas entra en las jugadas políticas. Guanipa tiene que luchar por conseguir ese respaldo, pero en el contexto luce improbable.

A decir de Lobo Acosta, si Juan Pablo gana Primero Justicia se potencia al punto de ser una especie de portador de la candidatura a la Alcaldía de Maracaibo con nombres que salgan de las filas negriamarillas. Los Rosales quedarían debilitados como nunca en ese contexto.

Fortalezas y debilidades

José Villa, profesor titular de la Universidad del Zulia (LUZ) y reconocido encuestador, se refirió a un estudio de opinión que realizó entre el 18 y 19 de agosto, en los municipios Maracaibo, San Francisco, Cabimas y Lagunillas del estado Zulia, en 25 parroquias y 114 sectores representativos marcadores de tendencias electorales, con una muestra de 1.020 electores.

Una pregunta cerrada con Guanipa y Arias Cárdenas como contendores dio una ventaja, en ese sondeo, a Guanipa, con 58 por ciento de las preferencias, sobre 39 por ciento del actual Gobernador del Zulia. “Guanipa tiene un elemento favorable que se notó en las primarias y es que logró captar el voto emocional”, añadió. En su opinión, el hecho de no ser un improvisado en el terreno político y el ser un amplio conocedor de la política regional es una de sus fortalezas.

“La no asistencia de los Rosales en el acto de proclamación de Guanipa es una mala señal”, agrega Villa al coincidir con Lobo Acosta sobre el impacto de una fractura abierta y expuesta. Otro elemento favorable es el hecho de contar con experiencia política sin tener como lastre algún señalamiento en materia de mala administración de recursos.

Las debilidades son variadas. Juan Pablo no cuenta con caras visibles como voceros secundarios y carece de equipo político sólido en subregiones como el Sur del Lago o la Costa Oriental, donde Trejo de Rosales obtuvo más votos.

Arias Cárdenas, por su parte, tiene a su favor que su candidatura tiene el respaldo incondicional del gobierno nacional y regional, además de una organización monolítica como el Partido Socialista Unido de Venezuela, que batallará por su victoria con una estructura integrada, con un plan de captación de votos y la ventaja de la experiencia.

La principal desventaja de Arias Cárdenas es Nicolás Maduro y el espejo de una situación país que lo salpica y bastante. A ello, de acuerdo con Villa, se le suma una mala evaluación de su gestión, dato tomado de los más recientes sondeos. En la campaña electoral contra Pablo Pérez Álvarez la figura del militar y lo logrado en su primer período como gobernador, Arias Cárdenas vendió el tema de la seguridad. “En esta oportunidad la inseguridad le juega en contra. La percepción de la población es muy negativa al respecto de la materia”.

 

Redacción: Raúl Semprún

Foto: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *