La semana que viene “intervienen” Las Pulgas por segunda vez

Por segunda vez en menos de un año el gobierno regional ejecutará la intervención del mercado municipal Las Pulgas. La información la aportó el Gobernador del Zulia, Omar Prieto, el pasado jueves en la graduación de 328 Médicos Integrales Comunitarios en la entidad.

“He mandado a coordinar con el alcalde Willy Casanova para que la semana entrante intervengamos nuevamente Las Pulgas”, aseguró. A la vez puntualizó que la medida se debe a que los comerciantes no aceptan los billetes de 10, 20, 50 y 100 bolívares soberanos.

Vale recordar que hace casi ocho meses, el pasado 26 de septiembre de 2018, la Gobernación aplicó una intervención en Las Pulgas, que incluyó la demolición de tres mil tarantines y el desalojo de comerciantes informales, no solo del mercado, sino de las áreas adyacentes.

Para ese momento, Prieto detalló que “el objetivo de la intervención es para transformar la realidad del casco histórico del estado Zulia, en el tema del saneamiento, orden, certificación de quienes están allí (…). Además, para eliminar la especulación, el bachaqueo, el acaparamiento, la venta de droga y la prostitución infantil”.

Sin embargo, poco a poco, los buhoneros fueron recuperando, no solo sus espacios, sino la “autonomía comercial” que ejercen con tal poder, que tienen la potestad de decidir que billete circula y está vigente en la ciudad.

El “BCV de Las Pulgas” mantiene su poder

Para nadie es un secreto la manera como “se bate el cobre” en Las Pulgas. Los comerciantes informales deciden no solo los precios que deben tener los alimentos, sino el tipo y denominación de billetes que circula en la ciudad.

De manera irónica y humorística, los marabinos se refieren a este poder absoluto y determinante como “las decisiones del Banco Central de Venezuela de Las Pulgas”, a manera de sazonar con un poco de humor negro las “arbitrariedades impunes” que allí se cometen.

“Cuando se metió la Guardia en Las Pulgas el año pasado, todos pensamos que estas sinvergüenzuras se iban a terminar. Pero no fue así, ya en enero los buhoneros estaban otra vez haciendo de las suyas”, comenta Zulay Gómez, una ama de casa habitante de Haticos.

Luego explica que lo que llama “sinvergüenzuras” no es más que las injustas condiciones bajo las cuales los compradores tienen acceso a la mercancía dentro del mercado municipal.

“Los vendedores solo aceptan billetes de 200 y 500 bolívares, pesos colombianos y dólares. Si uno lleva billetes de 50 o 100 bolívares pocos los reciben, pero lo hacen por la mitad de su valor. Los billetes de un dólar nadie los quiere”, asegura.

En Las Pulgas deciden el precio de todo

Desde su intervención, Las Pulgas inició una transformación. Además de ofrecer los rubros tradicionales como víveres, carnes, verduras, medicamentos y efectivo, los comerciantes añadieron todo tipo de productos para aliviar el caos eléctrico que azota la región.

Plantas generadoras de electricidad, lámparas y ventiladores de baterías o solares, convertidores de energía y otros aparatos se venden en dólares efectivos, ya que “en Las Pulgas el bolívar no vale nada”, se lamenta Juan Hernández, un comprador asiduo del mercado.

Los choferes de las líneas de transporte que operan en Maracaibo y que tiene sus paradas en el casco central se ajustan a los lineamientos de “BCV de Las Pulgas”, así que los buhoneros no solo establecen precios y sistemas de cambio, sino que influyen en el costo del pasaje del transporte público.

“Un pasaje cuesta entre 500 y mil bolívares. Los choferes no aceptan billetes de menos de 200 bolívares, porque dicen que nadie se los acepta”, relata Hernández, quien es habitante del sector Sabaneta.

Por lo pronto, el gobernador Prieto resaltó en sus declaraciones” que la solución no está en poner policías y guardias nacionales (en Las Pulgas), sino que se trata de un problema cultural”.

También vaticinó, que la situación que se vive dentro del mercado municipal y que afecta a la colectividad, “se va a arreglar con tecnología y organización, y esa ordenanza la está preparando el camarada Willy (Casanova”.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *