Gobierno extiende inamovilidad laboral por dos años más

Durante los próximos dos años ningún venezolano será despedido de su trabajo sin una justificación comprobable. Este viernes se aprobó el decreto de inamovilidad laboral hasta 2020, anunció la vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, tras la reunión del Consejo de Ministros número 387.

Rodríguez destacó la importancia de este decreto, en el marco de la línea de defensa y protección de los trabajadores. La Ley que garantiza la inamovilidad laboral se firmó a finales de 2015, con una vigencia para 2016, 2017 y 2018 como parte de las medidas de protección a la clase obrera.

La medida, conocida en Venezuela como “inamovilidad laboral”, prohíbe a las empresas hacer despidos sin antes pasar por un largo y costoso proceso. Esta norma se instauró en abril 2002, por el fallecido presidente Hugo Chávez.

La empresa venezolana Fedecámaras no se pronunció de forma inmediata. Aunque en el pasado señaló que el decreto constituye “un grave problema” para las empresas y atenta contra la productividad.

Maduro implementó un programa económico el pasado agosto, para solucionar la crisis económica que confronta el país. Pero el plan recibió críticas por empresarios, opositores y expertos que lo señalaron de “incompleto e impertinente”, así como de alimentar la hiperinflación.

Actualmente, el salario mínimo venezolano se ubica en 4.500 bolívares. El equivalente a siete dólares según la tasa de cambio oficial.

Inamovilidad laboral versus éxodo

Lo que fue un grave problema para el empresariado venezolano, hoy es solo un recuerdo, ante la escasez de personal calificado en todas las áreas laborales en el país.

Los diferentes sindicatos que hacen vida en Venezuela aseguran que el déficit de recurso humano ronda el 70 por ciento como media. Como ejemplo, en el área de la salud se contabiliza hasta un 66 por ciento de falta de recurso humano, solo en Maracaibo.

A principios de 2018, la Cámara de Comercio de Maracaibo (CCM indicó que el  sector comercial y productivo  inició el año “económicamente deprimido”. El balance arrojó que “entre el último trimestre del año 2017 y principios del 2018, la nómina empresarial de Maracaibo y San Francisco disminuyó en un 52%”.

Cafoncelli informó que gran número de empresas contratan líneas de taxi o transporte privado para reducir el ausentismo laboral. Además, es común el aporte de varios rubros alimenticios o de cestas de comida, así como la flexibilización de los horarios de entrada y salida, e incluso, hay quienes aprovechan las tecnologías y permiten trabajar de manera remota, desde el hogar.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *