Huevos que se expenden en Maracaibo podrían tener escaso valor nutricional

¿Le ha pasado últimamente que los huevos que compra se rompen fácilmente? Manuel Trujillo reporta que hace dos días compró medio cartón y de camino a su casa se le rompieron seis unidades.

“Me regresé a la panadería para que me los cambiaran, pero el dueño me dijo que todos estaban así, aguaítos”, relata Trujillo que, acto seguido, el dependiente puso un dedo sobre uno de los huevos del medio cartón, hizo una leve presión y la cáscara se hizo pedazos.

María Gómez relata un caso parecido. “Estaban como pegados en el cartón y cuando quise sacarlos era como si la cáscara fuera de papel”. La mujer ama de casa comenta que de 15 huevos, solo pudo salvar siete.

Esta particularidad de algunos huevos que se expenden en la ciudad, podría ser indicio de que el producto tiene un escaso valor nutritivo. Es decir que un huevo más frágil de lo usual no alimenta.

Huevos blandos y sin nutrientes

Jairo Rodríguez es veterinario, él afirma que cuando los huevos son muy frágiles es “por mala suplementación de los alimentos, específicamente de calcio. Eso es un indicio de que la alimentación de las gallinas es muy deficiente y por lo mismo las cascaras tienen consistencias blandas”.

El asunto no termina allí. La falta de calcio en la alimentación de las gallinas ponedoras genera una disminución de todos los nutrientes en el huevo. “Es una consecuencia que sufre en general. Es bajo su contenido nutricional para el que lo consume. En pocas palabras afecta su forma, tamaño y valor nutricional”.

La calidad del huevo se determina por el control de su calidad interna y por la ausencia de defectos externos sobre la cáscara. “Las alteraciones de la cáscara van a depender de varios factores: edad de la gallina, manejo y situaciones de estrés, nutrición y patologías”, indica el experto.

Estos factores van a tener una influencia en el aspecto externo del huevo y en su seguridad alimentaria, lo que, en definitiva, podría suponer su retirada de la cadena de consumo, asegura Rodríguez.

Coman huevos, pero de los buenos

La cáscara del huevo está formada por carbonato de calcio y su función es proteger al embrión. La yema se compone principalmente de grasas, proteínas, vitaminas y minerales. Una yema brinda 60 calorías y aporta grasas saludables.

La clara, de textura viscosa y transparente, está formada en un 90% de agua, el resto lo constituyen las proteínas y vitaminas. La clara es el único alimento que aporta proteínas sin grasa: 17 calorías y 7 gramos de proteína de alto valor biológico.

Los huevos no aportan fibra ni carbohidratos. A nivel calórico, un huevo entero de 50 gramos de peso aporta unas 80 calorías, proteínas, grasa, vitaminas del grupo de las B, A, D y E, minerales, ácido fólico, colina, carotenoides, luteína y zeaxantina.

Una cáscara frágil, además de ser un riesgo para la protección del huevo ante patógenos externos, también podría suponer que ese huevo no posee todos los nutrientes que debiera. Esté atento a ese detalle.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *