Guardería Canina Maracaibo, un hogar para perros cuando sus “papás” están de viaje

¿Necesita un lugar donde dejar a su perro mientras está de viaje? Tal vez sí, pero para quien tiene una mascota y la ama, dejarla en una guardería canina, con un extraño, es una decisión difícil y complicada.

Sin embargo, en Maracaibo existe un hogar para perros. Allí, sin jaulas ni correas, las mascotas reciben, más que un minucioso cuidado, todo el amor y la libertad de una verdadera familia.

La “mamá” de ese hogar es Beatriz Magri y el “papá” Edgar Perdomo. Beatriz es la fundadora de la guardería que nació hace cinco años. “Fue una idea espontánea que tuve con mi hermana. Yo le dije ‘por qué no hacemos algo con perritos, ya que tenemos tanto tiempo libre”.

Beatriz acababa de graduarse de bachiller y se había tomado un año sabático, a la espera de mejores oportunidades para continuar sus estudios. En ese lapso, ocupó gran parte de su tiempo en rescatar mascotas de la calle y levarlas a hogares adoptivos.

guardería canina

“Mi hermana y yo lo hicimos hasta que nos fue posible. Luego tuvimos esta idea, porque nosotras teníamos dos perritos y planes de salir de viaje, pero no encontrábamos en Maracaibo donde dejarlos”.

Beatriz relata que durante la primera semana de Guardería Canina Maracaibo consiguieron sus tres primeros clientes. Entonces, los espacios de su propia casa se transformaron en un hogar para decenas de mascotas.

Poco a poco, la familia de Beatriz tomó su rumbo hacia otras latitudes y los huéspedes caninos ganaron espacio dentro de la vivienda y del corazón de la “mamá perruna”.

Al tiempo, la hermana de Beatriz también se fue del país y ella se quedó con la guardería. Edgar llegó luego, enamorado de la mamá y sus cachorros, se convirtió en el sostén más sólido para esa familia canina.

El mejor hogar perruno para las mascotas

guardería canina

El día a día de Beatriz, Edgar y sus perritos comienza muy temprano. “Nos levantamos temprano, los perros van al baño y luego desayunan a las 8.00 de la mañana. Luego hacemos la limpieza del hogar”.

Las mascotas pasan el día “como ellos quieran”. Unos duermen, otros juegan, corretean, suben, bajan, porque la casa es grande, cerrada y segura. En la tarde todos salen de paseo para drenar energías.

Si Beatriz o Edgar tienen algún compromiso en la calle, procuran regresar pronto, para que los perros estén solos la menor cantidad de tiempo posible.

La casa pasó de ser una vivienda para humanos a convertirse en un hogar perruno. Hay camas y sofás por todos lados, mantas, espacios amplios y mucha libertad para las mascotas. Sin jaulas ni correas.

guardería canina

En este momento ocupan el hogar cinco perritas, aunque Beatriz admite que en cinco años les dio hospedaje a más de 100 animales. “Cada uno es un caso diferente, hay clientes habituales que van y viene y otros que se quedan meses y hasta años”.

“Dana tiene dos años con nosotros, porque sus papás están en Chile. Pero ya pronto yo la voy a llevar para que se reúna con ellos. Los padres de Rosita también están fuera del país y tal vez en un futuro, también la lleve con ellos”, comenta Beatriz.

Por el contrario, Leía es una dálmata “hija” de un piloto. “Cuando él viaja la deja conmigo, igual que Afra y Emma, cuyos dueños están en un compromiso en otro estado del país”.

Guardería Canina: cuál vida de perros

guardería canina

Beatriz y Edgar aman vivir con los perros. “Es divertido, ellos son tremendo y hacen travesuras, pero es como cuidar a los hijos de otras personas. Son niños de cuatro patas”.

Los huéspedes de Guardería Canina Maracaibo reposan en la cama o donde les plazca. “Muchos peritos duermen con los dueños y nosotros queremos que ellos estén tranquilos, tengan libertad y se sientan como en casa”.

Para asistir a esta particular guardería, los perros deben tener al día sus vacunas, estar desparasitados y ser amigables con otros los perros, para evitar peleas entre ellos.

Beatriz y Edgar se encargan de cuidarlos, alimentarlos, asearlos, llevarlos a médico, darles amor y además, le envían fotos y videos a sus dueños y los publican en su cuenta de Instagram para que estén tranquilos.

“En verdad me siento tranquila y no pienso irme del país. Siento que esto es lo mío. Los papás de los perritos me dicen Tía Bea y me envían fotos y saludos de los que ya se están lejos. Aunque cuando un perito se va, se lleva parte de mi corazón”.

Contactos:

@guarderia_caninamcbo

Teléfono: 0414-6440156

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografías: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *