En Gran Bazar 250 comerciantes abandonaron sus negocios

El caos eléctrico amenaza con dejar sin centros comerciales a Maracaibo. Gran Bazar, el centro comercial más grande de la ciudad, se apaga poco a poco en medio del calor y la inoperatividad de los puntos de venta.

Solo el 18 por ciento del total de locales que posee están operativos. Tal como lo asegura Jesús Fierro, comerciante activo y expresidente de la Junta de Condominio del centro comercial, que admite que están sorteando el caos lo mejor que pueden.

Gran Bazar es un “gigante” ubicado en el centro de Maracaibo. Su capacidad total es de dos mil 780 locales, de los cuales solo están en funcionamiento 500 de los 750 que funcionaban para enero de este año.

Estas cifras indican que 250 comerciantes abandonaron sus negocios en apenas mes y medio, producto de los apagones, el racionamiento eléctrico y al aumento de los impuestos que no les da tregua ni posibilidades para trabajar.

“A duras penas seguimos adelante. Refrescos calientes, sin agua, con calor. Con una sola planta hemos podido alimentar casi todo en el Bazar, pero entre las imposiciones de nuevos impuestos municipales y el incremento desmedido de todo, mucha gente tiró la toalla y entregó”.

Fierro explica que de todos los rubros, los que sobreviven aún son las ventas de repuestos y reparaciones de telefonía Celular, las tiendas que arreglan uñas, cejas y las peluquerías. Además de “alguna que otra tienda virtual que vende por Mercado Libre”.

¿Cuánto más podrán resistir en Gran Bazar?

Para Fierro la situación de Gran Bazar es incierta. “Cada día entregan más locales y se ve más desolado el Bazar, a pesar de que con la planta nos mantenemos medianamente operativos”.

Otra dificultad que deben sortear cada día es la imposibilidad de acceso a métodos de pago. “Al irse la luz se cae la señal de las telefonías y los puntos de venta no pasan. Hay que hacer milagros para poder cobrar”, comenta.

Vale destacar que Gran Bazar abrió sus puertas en 2009. Aunque la ocupación fue lenta y progresiva, para inicios de 2019 el centro comercial recibía a unas cuatro mil personas cada día.

Luego de nueve años en funcionamiento, para enero de este año solo el 30 por ciento de los locales estaba operativo, porque los propietarios jamás ocuparon los espacios restantes.

Además, de los 750 ocupados solo un 28 por ciento pagaba condominio. El resto de los puestos comerciales, ocupados o no, estaban morosos. Sin embargo, para la fecha, la Junta de Condominio de Gran Bazar activó un operativo para instar a los propietarios a ocupar sus plazas y ponerse al día.

Los rubros que dentro del centro comercial se consolidaron son dos bancos, reparación y venta de accesorios para celulares, manicuristas, estilismo de cejas, venta de artículos de higiene y cosméticos, perfumería, ropa, juguetes, comida, cafés y barberías.

Poco a poco los propietarios comenzaron a poblar los espacios de Gran Bazar, pero el caos eléctrico y el aumento de los impuestos municipales lograron desplazar definitivamente a 250 comerciantes.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *