“Gay-cruising” en Maracaibo: Tenga cuidado la próxima vez que vaya a un baño público

En abril de 1998 el cantante británico George Michael, salió del closet de la forma más escandalosa posible tras ser arrestado por “actos lascivos” en el baño de un parque en Los Ángeles, California, pero esta situación que sacudió a la prensa mundial e inspiró el hit musical “Outside, también retrata una realidad que prolifera subrepticiamente en espacios públicos de Maracaibo como la Vereda del Lago, el aeropuerto y universidades tanto públicas como privadas.

Lo que internacionalmente se conoce como “gay-cruising”, es una estrategia de ligue o chanceo aplicada por la comunidad LGBT (Lesbianas, Gay, Bisexual y Transexual), que consiste en acudir a caminar o conducir en lugares frecuentados por personas homosexuales, en busca de encuentros casuales.

El éxito de este sucinto juego de “gato y ratón” depende en buena medida de la habilidad del “cazador” para detectar a su objetivo (uso del gay-dar), como de la “presa” para hacer notar su disponibilidad (las señales que da).

Aunque toda la dinámica se asemeja a la de la prostitución callejera, el gay-cruising se diferencia de ésta en que no hay un intercambio de sexo por dinero, sino que todo está basado en la mutua atracción de los participantes.

Un hombre gay de 27 años que prefirió identificarse simplemente como “Carlos”, cuenta a TuReporte que la llegada de redes sociales como Grindr y Tinder -especializadas en la ubicación de parejas sexuales en un entorno geográfico cercano- ha sustituido en alguna medida el cruising, aunque admite que en la ciudad siguen habiendo “puntos calientes” donde las personas abierta o privadamente homosexuales, acuden “como quien no quiere la cosa” a ver que levantan, sin despertar mucha sospecha.

“Son los lugares que la gente menos piensa y todos tienen en común que suelen ser muy concurridos a ciertas horas del día, pero cuando las multitudes desaparecen es cuando llegan los chanceros”, apunta el joven marabino.

Carlos explica que de hecho estos son sitios que se promueven a través de páginas web creadas principalmente por miembros de la comunidad LGBT en otras partes del mundo, como una especie de Tripadvisor para orientar al público gay que visita otros países y quiere saber dónde pasarla bien dentro de los estándares de su estilo de vida.

Uno de los portales más usados es www.gays-cruising.com, ya que muestra sobre un mapa virtual -parecido al de Google- cuáles son los puntos de interés en cada ciudad y al hacer click sobre éstos, brinda datos y consejos específicos sobre cómo llegar, que esperar o cuáles códigos usar, e incluso permite que los usuarios califiquen cada ubicación.

Según este mapa, en la capital zuliana algunos de los principales lugares de encuentro son los baños de caballeros de la Terminal Internacional del Aeropuerto La Chinita, la estación de servicio Lago Pista, el C.C. Gran Bazar, el Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, el parque Vereda del Lago, las distintas facultades de la ciudad Universitaria del Zulia y la Universidad Rafael Belloso Chacín.

Tal como asegura Carlos, en primera instancia algunas localidades pueden parecer sorprendentes, pero al ir al detalle de cada sitio resulta más bien obvio ya que todos tienen como común denominador las horas más solitarias del día y ubicaciones alejadas de las principales vías de circulación.

Por su parte el portal para “hombres guapos” Amichi, en su sección sobre la capital zuliana advierte que “Maracaibo no es una ciudad de mucha aceptación hacia el estilo de vida LGBT debido al arraigo de las tradiciones machistas latinas” y por ello recomienda “extrema precaución” a quienes insistan en hace cruising en esta ciudad plagada de zonas rojas.

Entre las recomendaciones de Amichi, figuran sitios como la Plazoleta de la Basílica, las vías de Bella Vista, 5 de Julio y Doctor Portillo (especialmente en horas nocturnas) y por último los baños de reconocidos centros comerciales como Galerías en La Limpia, aunque esta última opción es considerada riesgosa por la presencia regular de vigilancia.

Por las razones antes descritas casi todos los posts de los usuarios en estos portales gay se refieren a los baños públicos como “lugares discretos, frecuentados por gente morbosa de miradas insinuantes”, así que a menos que usted desee atraer deliberadamente este tipo de atención, le recomendamos poner especial reparo en su lenguaje corporal la próxima vez que deba usar alguna de estas instalaciones. No vaya luego a decir que nadie se lo advirtió.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *