Eurobuilding Maracaibo, un gigante que avanza lento, pero seguro

El Eurobuilding de Maracaibo es una metáfora arquitectónica del potencial que tiene un pueblo para ser más y mejor de lo que creían. La estructura inicialmente pensada para espacios de oficina bajo el nombre de torre Excelsior, hoy avanza a pasos lentos pero firmes como la sede del hotel 5 estrellas más moderno que tendrá la capital zuliana.

La estructura reciclada de 26 pisos y 86 metros de altura, se levanta sobre una parcela de 7 mil metros cuadrados ubicada en la calle 78A (Dr. Portillo), a pocos metros de la avenida El Milagro.

Las instalaciones de 35 mil metros cuadrados de construcción contarán con 203 habitaciones distribuidas en 19 pisos, gimnasio, lobby, centro de convenciones, dos niveles de sótanos, un área lounge y un lujoso restaurante en la cima del edificio, para brindar a los huéspedes y visitantes una impactante vista al lago y la ciudad.

Pese a las facilidades de financiamiento que el Estado venezolano ofrece para promover desarrollos en el sector turístico, un emprendimiento de esta magnitud requiere de un cuidadoso análisis y confianza en las potencialidades de una región, para garantizar una inversión exitosa.

Apostando a ganador

Para el empresario Mario Chaar, cabeza del grupo familiar propietario de la obra, el Zulia mismo es una garantía de éxito, ya que posee toda clase de atractivos naturales y una posición geográfica estratégica que actúa como puerta de acceso a otras zonas del país de gran interés para el turista interno y externo.

“El sector turístico ha sido muy descuidado, pero existe la probabilidad y posibilidad de que cuando esta situación mejore y los venezolanos todos nos podamos ver como hermanos, sin distingos de credos ni partidos políticos, esto va a tener un repunte muy interesante”, augura el inversionista de ascendencia árabe, al afirmar que tiempos mejores están por llegar “indistintamente de quien esté en el Gobierno”, si se aporta la visión que el país requiere.

Al considerar las razones que los llevaron a invertir en el proyecto Eurobuilding Maracaibo, el presidente del Grupo Chaar, destaca que la oportunidad de negocio les brindaba adicionalmente la posibilidad de apoyar al estado, lo cual decidieron hacer a sabiendas del sacrificio que la situación económica impone en tiempos actuales.

Otro elemento de gran peso en la concreción del proyecto fue la posibilidad de hacer alianza con la marca venezolana Eurobuilding, que ya cuenta con una experiencia de más de 25 años en el ramo y presencia en siete ciudades del país (Caracas, Maiquetía, Maracay, El Tigre, Guayana, Barinas y Coro) y tres ciudades en el exterior (Buenos Aires, Miami y próximamente en Quito).

Este zuliano adoptivo asegura que la expansión de la oferta hotelera en la ciudad y el país también brinda nuevas oportunidades para impulsar el mercado turístico interno, brindándole a la población la posibilidad de disfrutar nacionalmente instalaciones y servicios de primera, por una fracción de lo que podrían costar afuera y con una diversidad de entornos para satisfacer todos los gustos.

Sin pausa ni prisa

En relación al cronograma inicial de la obra que contemplaba su culminación para el año 2015, Chaar detalla que por los momentos no manejan una fecha cierta ni definitiva para finalizar, ya que variables económicas han desacelerado la marcha de la ejecución.

“Lo que ha dificultado un poco es que cuando haces un presupuesto para terminar algo como la parte eléctrica, puedes definirlo, amarras el negocio y a vuelta de dos meses ves que se han disparado todos los precios. Esto nos ha llevado a que sigamos pero más lento. Esa es una obra que nosotros como familia le tenemos prometido a Maracaibo y si Dios quiere la vamos a cumplir”, sentencia Chaar.

Bajo dicha premisa, esperan en un lapso de aproximadamente dos años tener todo listo, ya que el hotel está casi terminado y solo resta la fase de amoblado, sujeta a la importación de muchos insumos cuyo costo se maneja en divisas.

Una visión contagiosa

Lejos de ver la proximidad de otros emprendimientos hoteleros en la zona como un factor de competencia, los propietarios de Eurobuilding Maracaibo se sienten reafirmados en su visión de negocios, ya que aseguran que el arranque de la obra despertó un auge de inversiones en la zona circundante, haciendo que otros empresarios iniciaran otros proyectos en el mismo ramo, incluyendo al propio Hotel del Lago, un ícono de la hotelería local que también pasará por un proceso de renovación.

“La competencia está en el servicio, no en el precio, yo estoy claro en eso. No olvidemos que solo Maracaibo tiene de cuatro a cinco millones de habitantes, más los que pudieran venir de otros estados; es decir que aún con todos estos hoteles funcionando creo que van a faltar más en un futuro próximo”, aseguró Chaar con expresión de confianza.

Entre las ventajas competitivas que Eurobuilding Maracaibo espera usar a su favor están las dos salas de mil 200 metros cuadrados para realizar eventos, ubicadas en una torre contigua de dos pisos con techos elevados, pero la apuesta más llamativa, serán el restaurante y lounge en el último piso del edificio, donde un gran ventanal panorámico brindará un escenario sin paralelo para disfrutar con amigos y familiares.

Por último Chaar extendió un llamado a seguir el ejemplo de las comunidades inmigrantes que llegaron a Venezuela en busca de un sueño y lo encontraron. “Yo me crié en este país, estoy aquí desde los 8 años, pero me siento tan o más venezolano que algunos. Este es un país con un corazón muy grande que acepta a todo el que quiera venir a hacer el bien aquí” concluyó.

 

Redacción y fotografía: Luis Ricardo Pérez P.