Terminal de Pasajeros, la “casa de cambio” más grande de Maracaibo

Allí hay de todo. Es como una ciudad en miniatura, un submundo caótico, que sus “habitantes” comprenden y viven día a día. El Terminal de Pasajeros de Maracaibo es, entre otras cosas, la casa de cambio más grande y popular de la ciudad.

Las transacciones se realizan “bandera”, a la vista de todos, incluso de los uniformados que pasan sin ver. No hay pudor ni miedo, esa es una práctica habitual que genera dividendos cuantiosos y ganancias para todos.

Los dólares se cambian “efectivo por efectivo”, a razón de 600 mil bolívares por dólar, como mínimo cinco dólares. Si es por transferencia, lo pagan a una tasa varios puntos menor a la que dictan las diferentes páginas de cotización. Ayer, 6 de agosto, el precio era 3.300.000 bolívares por dólar.

Pero el negocio está en el canje por efectivo. Los billetes que son tan necesarios para el “movimiento” interno del Terminal de Pasajeros, pasan de mano a mano, en un circulo viciosos que le proporciona al menos un 85 por ciento de ganancias al inversionista mayor.

Un negocio redondo y efectivo

En el Terminal de Pasajeros todo se paga en efectivo. Los precios de los artículos, expresados en bolívares, son asombrosamente bajos, pero a la vez entrañan una dificultad que a larga sale “cara”.

El cartel sobre un calentador que exhibe frituras, es un ejemplo irrefutable. Pintado en irregulares letras negras, sentencia: “pastelitos a 130 Bs. EN EFECTIVO”. Igual sucede con los pasajes y las tasas de salida, todo se paga en billetes.

Un pasaje en autobús a Caracas tiene un valor de 2.200.000 bolívares. Todo aquel que quiere y necesita movilizarse desde Maracaibo hasta la capital o hacia cualquier otra zona del país, tiene que pagar en efectivo. Esa es la única posibilidad de pago.

Tiburones de presa

En medio de esa limitación, el pasajero urgido, busca una salida rápida. Su cara de “acontecido”, los ademanes de angustia y el hábito de buscar alrededor con la mirada, para localizar alguna solución, atraen a los “gestores”, quienes amablemente le brinda una opción.

“Si tienes alguna moneda extranjera te la cambiamos por efectivo y así resuelves ese peo”. De cómo los marabinos tiene la capacidad de manejar pesos, dólares y hasta euros en billetes y monedas, esa es otra historia, el caso es que quién tiene un “repele” en divisas resuelve y viaja.

Quien no posee algún “papel moneda foráneo” se queda “abollao” hasta que pueda comprar en los mercados aledaños, efectivo por transferencia con un incremento de hasta el 800 por ciento de ganancia.

Así el efectivo llega, se cambia por boletos, comida y artículos variados, se reúne, se vende, se canjea y así sucesivamente, como la rueda que mueve las transacciones en el Terminal de Pasajeros.

Cambio de pesos, negocio viejo

El cambio de pesos ya es una historia de antaño. En tan “normal” este tipo de cambio, que los “gestores” caminan con los mazos de billetes en la mano, para atraer a los interesado.

Desde 2014 circuló la denuncia de esta práctica, cuando el concejal Enmanuel Pulgar lo reveló como parte del “los negocios fraudulentos que existían en torno a la remesas familiares autorizadas por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi)”.

En ese momento y hasta hace unos pocos días, ese “comercio” de billetes era ilegal según lo establecido en la Ley Contra Ilícitos Cambiarios. Ahora, con la derogación de este reglamento, tal vez las prácticas cambiarias que se realizan a diario en el casco urbano de Maracaibo, se hagan cada vez más a “calzón quitao”, si es que eso es posible.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *