Empresas Polar le gana la guerra comercial a la Regional en el Zulia

La histórica guerra de las empresas cerveceras en el Zulia iniciada a finales del siglo pasado se encuentra en una etapa de reacomodo interesante. La Cervecera Regional, fundada en Maracaibo en 1929, tiene como principal área de influencia el occidente venezolano, donde concentra el 20 por ciento de la distribución a nivel nacional. A Empresas Polar, dueña del 80 por ciento restante, le ha costado dominar el mercado local. La Cerveza Zulia, perteneciente a la Regional, ayuda al blindaje en la batalla comercial.

Los zulianos tienen un estrecho vínculo con la espumosa. Es el licor que más consumen las clases populares en una clara proyección de los gustos en el resto del país y esto lo ratifica la Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza que reveló en un estudio que la región se encuentra entre los tres estados con mayor consumo per cápita de lupulosas.

En 2010 se llegó a reportar la ingesta de hasta 30 millones de botellas de cervezas sólo en un fin de semana, equivalentes a 840 mil cajas de 36 recipientes de 220 a 350 mililitros. Cultura, el calor propio de nuestro clima y tradición son las razones principales que se le adjudican a la popularidad de la bebida en la localidad.

“El zuliano más allá de cualquier crítica tiene sentido de pertenencia”, explica Soraya Laguna, presidenta de la Cámara Licorera del Zulia, quien considera que en los últimos cuatro años Regional perdió fuelle en la entidad. “La distribución aquí está 50/50. Hace tres años dominaba la Regional”, refiere y adereza su estimación en dos elementos en caída de la cervecera local: el mercadeo y los precios.

Laguna habla de unas 4.000 licorerías en todo el Zulia, sin incluir distribuidoras, agencias y restaurantes, donde la batalla se equiparó de acuerdo con las ventas de ambas marcas. La representante del sector explica que Regional solía ser más económica y se registró una nivelación que permitió a Polar fortalecer la capacidad de su músculo empresarial. “La Regional tenía como fuerte las promociones. Eso bajó mucho”, insiste Laguna.

Las campañas y promociones se fueron a pique. La afrenta entre “La Catira” y “El Oso”, se mimetizaron con la escasez de productos en el mercado. La empresaria asegura que la cerveza negra por ser más fuerte es la que más se busca y suele ser más costosa. La blanca, la económica, pasará de costar 40.000 bolívares por caja a 50.000.

Paladar licorero

Venezuela es detrás de Chile y Argentina, el país de la región que más consume licor. La ingesta per cápita es 8,9 litros de alcohol, según un estudio de la Situación Regional del Consumo de Alcohol en las Américas de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud.

La Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza estimó que los venezolanos consumieron hasta 2016 cerca de 2.000 millones de litros de cerveza al año, el equivalente a 800 piscinas olímpicas. Sin dudas, es la bebida o licor nacional con 55 por ciento de las preferencias, según el informe referido. Los destilados, sobre todo vodka y whisky, siguen con 30% y el vino con 12%.

La crisis económica, el cierre de licorerías y la inseguridad, sin embargo, modificaron los hábitos de consumo, de acuerdo con lo planteado por Soraya Laguna. Las cifras del pasado desnudan el impacto en el sector. Las 840 mil cajas de cerveza que llegaron a venderse en la región recuerdan lo que fueron tiempos de bonanza.

Ahora, la cifra no superaría las 350 mil, una caída significativa en siete años marcados por la recesión. La Cámara Licorera del Zulia, en su monitoreo, detalla como en los últimos dos años y debido a incrementos progresivos, las lupulosas fueron desplazadas por licores alternativos como el ron más económico y el cocuy artesanal. “La gente compra principalmente una botella de cocuy y una caja de cerveza. El cocuy es muy fuerte y la gente no termina de asimilarlo como sustituto. Tampoco el ron, prefieren hacer lo que tradicionalmente conocemos como ‘vaca’ y mezclar”.

Conflictos con salpicaduras políticas en la entrega de dólares preferenciales a Polar por parte del Gobierno debilitaron a la empresa que preside Lorenzo Mendoza. Fallas en los inventarios de materia prima sacudieron la producción. Regional siempre recibió las divisas y llegó a aceitar los motores de una maquinaria que contó con una importante ventaja. No la supo aprovechar. Por los medios de comunicación, Soraya Laguna se quejó de incrementos demasiados constantes y ventajismos con empresas cercanas en los procesos de distribución. Al final, Polar se oxigenó en el último año y ganó terreno en la pugna comercial por este patio. Polar y Regional van cabeza a cabeza.

Redacción: Raúl Semprún

Fotografía: Cortesía Empresas Polar