Elecciones de nuevas autoridades no ven “luz” en la Universidad del Zulia

Este año se cumple una década de que Jorge Palencia fue elegido como rector de La Universidad del Zulia (LUZ). El 18 de julio de 2008 selló su triunfo con el 49,1% de los votos obtenidos en 13 facultades y dos núcleos, y depositados por 54 mil estudiantes y cinco mil profesores en 104 mesas. Estas fueron las últimas elecciones en LUZ.

El periodo de Palencia expiró en 2012, sin embargo, una decisión del Tribunal Supremo de Justicia “congeló” el proceso electoral en todas las Universidades del país desde 2011 e impide la renovación de las diferentes autoridades universitarias.

La sentencia 134 de la Sala Electoral del TSJ, emitida el 24 de noviembre de 2011 contra la convocatoria a elecciones decanales por parte de la Comisión Electoral de la Universidad del Zulia, ordenó “que las actuales autoridades universitarias permanezcan en sus cargos, de manera transitoria, hasta tanto se convoque un nuevo proceso electoral, donde sean elegidas las nuevas autoridades, en el marco del nuevo Reglamento de Elecciones de LUZ”.

El conflicto comenzó cuando la Sala Electoral del TSJ decidió la suspensión de elecciones universitarias hasta tanto todas las casas de estudio venezolanas modificaran sus reglamentos electorales para ajustarlos a la Ley Orgánica de Educación, promulgada en 2009.

Esta normativa tiene a su vez un recurso de nulidad admitido por la Sala Constitucional porque contraviene el artículo 109 de la Constitución y el 10 de la Ley de Universidades, así que, en la práctica, cualquier decisión tomada sin el acuerdo de la comunidad universitaria representa una violación de su autonomía.

Los cuatro cargos principales: rector, vicerrector administrativo, vicerrector académico y secretario se deben renovar cada cuatro años y se eligen a través de la votación de los miembros de la comunidad académica, regulados por una comisión electoral que responde y organiza elecciones según los reglamentos internos de cada universidad.

Hace dos años se estimó que entre los procesos pendientes suspendidos en LUZ se cuentan: elecciones rectorales, decanales, elecciones de los representantes de profesores ante el Consejo de Apelaciones, el Consejo Universitario, el Consejo de Facultades, y otros más. Un total de 35 cargos.

¿Intervención del CNU?

En septiembre de 2016, el Consejo Nacional Universitario (CNU) asomó la posibilidad de designar un vicerrector administrativo para LUZ, ya que la profesora María Guadalupe Núñez, vicerrectora administrativa electa, había fallecido.

En la sesión del CNU del martes 27 de septiembre de 2016, se conformó una comisión para la designación de vicerrector administrativo de LUZ, que estaría integrada por el rector Jorge Palencia, un representante de  la Consultoría Jurídica de LUZ, la representante del MPPEUCT en LUZ, el viceministro Andrés Eloy Ruiz, un rector de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (AVERU), un rector de la Asociación de Rectores Bolivarianos (ARBOL), la consultoría jurídica del CNU y la secretaria del CNU.

Palencia denunció en esa oportunidad que el CNU pretendía vulnerar la autonomía universitaria, ya que, tras el deceso de Núñez, el 25 de julio de 2016 el Consejo Universitario designó un vicerrector administrativo de manera provisoria: el profesor Jesús Salom.

“Amparados en el artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela se hizo tal designación. Por sobre todo esto está el principio autonómico. Las formas de gobierno se las da la universidad”, afirmó el rector.

El principio de autonomía universitaria está de igual forma consagrado en el artículo 34 de la Ley Orgánica de Educación (LOE) vigente desde 2009. Ante la falta absoluta del rector, vicerrectores o secretarios, el artículo 41 de la Ley de Universidades, vigente desde 1970, señala que “se procederá a la elección de quien deba sustituirlo por el resto del período”.

Palencia aseguró que el CNU no tiene la Facultad para designar autoridad alguna en una universidad. “La ley es clara al señalar los aspectos en los que esa instancia podría hacerlo. Las designaciones de autoridades por parte del CNU pasan porque exista la destitución de la autoridad en un proceso administrativo o la falta absoluta del rector y los vicerrectores en conjunto”.  La intervención del consejo nacional no se realizó y Jesús Salom permanece en su cargo.

Peticiones al viento

En abril de 2017 y en el contexto de la exigencia nacional de recuperación de las formas, contenidos e instituciones de la democracia en Venezuela, Palencia hizo un llamado a la celebración de elecciones en LUZ y exigió al Tribunal Supremo de Justicia desbloquear el derecho al sufragio de los universitarios.

Palencia informó que, tras hacer la convocatoria formal para su reunión, el claustro universitario escogerá las nuevas autoridades rectorales y, en el caso de los decanos, las asambleas de facultad harán lo propio.

Sin embargo, hasta hoy la Sala Constitucional del TSJ no ha dictado fallo sobre la solicitud de revisión de la sentencia de la Sala Electoral, sino que, en palabras del rector, el caso “ha quedado en el limbo durmiendo el sueño eterno”.

Los estudiantes en el limbo

En mayo de 2017, la presidenta de la Comisión Electoral de LUZ, Rosa Añez, informó que tentativamente se tenía previsto convocar las elecciones estudiantiles en julio u octubre de 2017, pero “todo está sometido a las condiciones que estén presentes en la universidad”.

Luego de la muerte del estudiante universitario Eleazar Hernández, ocurrida en la Facultad de Humanidades y Educación en 2015 y por la que fue responsabilizado Yorman Barillas, presidente de la Federación de Centros Universitarios (FCU), junto a otros dirigentes estudiantiles, “hubo un desmembramiento de la representación estudiantil y otros se graduaron”.

“En la junta directiva de la Comisión Electoral tomamos la decisión de no hacer ningún reconocimiento de representantes estudiantiles, es decir, que la Federación de Centros Universitarios no tiene ninguna representación”, aseguró Añez.

También muchos de los Centros de Estudiantes de las diferentes facultades y núcleos de LUZ se han quedado sin presidente debido a su egreso de la universidad.

Añez destacó que otra de las situaciones preocupantes es la pérdida de representantes del cogobierno estudiantil “porque la Ley de Universidades dice que los estudiantes electos para el Consejo Universitario, Consejo de Facultad, Consejo de Núcleo y Consejo de Escuela son los que permiten que los problemas y las diferentes necesidades que se le presentan al conglomerado estudiantil sean llevadas a esas instancias”.

La mayoría de los representantes del cogobierno estudiantil no ejercen sus funciones porque ya se graduaron. “Son estudiantes que para optar a esos cargos deben estar en el último bienio de la carrera, ya todos están egresados. Solo tenemos una representación estudiantil en el Consejo Universitario, de estudiantes que están amarrados y se quedaron para no dejar ese espacio vacío”.

Para la fecha, unos 150 grupos estaban registrados en la Comisión Electoral, pero se tenía previsto hacer un proceso de ratificación de los grupos registrados ante la comisión, sin embargo, ocho meses después, el silencio continúa. Las últimas elecciones estudiantiles celebradas en la universidad fueron en 2009. Luego hicieron otros dos intentos sin mayores avances.

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *