El sueño dorado de la odontología sin dolor

Un matrimonio perfecto para quienes sueñan con asistir a un consultorio odontológico sin el temor a sentir dolor o a ser “atacados brutalmente” por una turbina que hace que duela más el pecho  que la dentadura. Se trata de la pareja de odontólogos Georgina Galué y Dubines Ramírez, los precursores en odontología láser en el occidente del país.

Odontoláser es el nombre de este paraíso donde cada paciente ingresa con la confianza de que será tratado por expertos que minimizan o eliminan el riesgo de una intervención dolorosa. Ambos estudiaron al sur de Brasil. Galué es especialista en prótesis y estética de la Universidad Federal de Río Grande y su esposo es experto en cirugía maxilofacial de la Universidad de Porto Alegre.

Ramírez es un hombre cercano, su recibimiento es agradable. Nos cuenta que “Odontoláser fue fundada el 18 de febrero de 2005, justo después de nuestra llegada al país luego de la formación que recibimos, los principios que nos mueven van dirigidos a ofrecer una odontología sin dolor, brindar confort al paciente para tratar de revertir la creencia que nos acompaña de relacionar la visita al odontólogo con trauma, dolor, angustia y ansiedad”, señala.

Ya van doce años de esta experiencia que ha revolucionado la odontología en la región zuliana. Asegura que para poder llevar adelante un proyecto de vida como éste se necesita ser aliado del conocimiento, la preparación, el estudio y la constancia.

Beneficios

Son muchas las ventajas para un paciente odontológico cuando decide someterse al láser como método de tratamiento o curación. En el caso del blanqueamiento dental, asegura Ramírez, en una sola sesión se obtienen dientes más claros, pues el láser potencia el efecto del “gel clareador”.

“Este protocolo incluye bioestimulación de odontoblasto, para evitar  que aparezca la sensibilidad en la pieza dental cuando es expuesta al agente clareador, que puede desmineralizar la capa de esmalte”, explica.

¿Hasta dónde llega el láser?                                                             

Existen dos tipos de láser: el de baja intensidad, también conocido como láser terapéutico y el de alta intensidad o láser quirúrgico. El primero tiene un uso coadyuvante, por ejemplo, en los casos donde se usa foto anestesia para que al momento de colocar la aguja sea menos doloroso y luego se hace la extracción de la pieza dental de manera tradicional, posterior a eso se utiliza el láser como analgésico.

El láser quirúrgico es usado para hacer cavidades dentarias, explica el experto, “eliminamos la turbina y usamos láser quirúrgico para hacer lo que hacía la  turbina, tallar cavidades y eliminar caries. Va a eliminar única y exclusivamente la caries y se usa menos anestesia porque no hay la fricción de la turbina”.

“Eso permite que trabajes sin anestesia porque estás evaporizando, ese procedimiento se llama ablación láser, donde la temperatura que tiene el láser es tan poderosa que el tejido carioso de desintegra, también es usado para hacer cortes de tejido blando y duro”, relata.

El doctor Dubines asegura que el secreto del éxito que ha obtenido junto a su compañera de vida se lo debe a una fuerza superior, “se lo debemos a Dios, luego al estudio, a la constancia y al trabajo que hemos dedicado a nuestros pacientes, nos hemos centrado en derribar las barreras que separan al profesional del paciente. Mientras más cerca los tengamos podemos tratarlos mejor y más eficientemente”.

El propósito de esta pareja ha sido ofrecer una atención con tecnología de vanguardia. Odontoláser invierte en equipos de última generación capaces de facilitar el tratamiento preventivo y curativo.

Esta opción fue creada para aquellos que piensan que someterse a tratamientos bucales es un desafío parecido a los que asumen los protagonistas de un film de terror o suspenso. Romper  con creencias, miedos y mitos es la misión. Estos dos marabinos apuestan todo al avance y a la mejor atención.

Aseguran que sus pacientes cuentan con ellos las 24 horas del día y pueden contactarlos vía telefónica o a través de su cuenta en la red social instagram: @odontolaser, que ya cuenta con más de 12 mil seguidores.

Seguir invirtiendo y creyendo en el país de las oportunidades forma parte de la filosofía de Dubines y Georgina. Haciendo de la adversidad una oportunidad para prosperar y brindar el mejor servicio, con visión y pasión por lo que hacen.

 

Por: Gabriela Pirela

Fotografía: cortesía @odontolaser

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *