“El Popular Jesús Ríos” está en venta, tras 88 años de historia

¿Cuánto puede costar un ícono zuliano? Si enfocamos al pregunta desde una óptica sentimental o histórico/cultural, seguramente la respuesta de cualquier maracucho que se respete, será que “algo así es invaluable”, pero la verdad es que desde un punto de vista estrictamente comercial, todo negocio tiene un precio, y así lo ha dejado claro desde hace un mes la familia Ríos, al poner en venta tras 88 años de trayectoria, la legendaria esquina de “El Popular Jesús Ríos”, con todo y empresa de cepillados.

Esta noticia que a muchos caerá como un baldazo de agua helada –o más bien de hielo granizado-, se cuela inesperadamente entre las publicaciones de una página inmobiliaria, donde la inconfundible estructura antañona de fachada azul rey y amarillo pollito, se ofrece sin penas ni glorias como un “Fondo de comercio en venta en Maracaibo” (Api 2249).

De oportunidad

Al ingresar al anuncio, se detalla que la refresquería de unos 100 M2 de construcción, con una oficina y dos baños, viene con todo incluido, hasta el nombre.

“Estupenda oportunidad de negocio, venta de cepillados en venta con todo su mobiliario y equipo, cartera de clientes activa, empresa reconocida como icono regional y nacional, con más de 30 Años de trayectoria y facturando… contáctenos y solicite su cita ya. Invierta seguro y recupere su inversión a corto plazo” reza el texto promocional de Angel Pintón Inmobiliaria.

Las fotografías detallan que las instalaciones están plenamente equipadas con tanques de agua, áreas de procesamiento revestidas en cerámica, refrigeradores, congeladores, cuarto cava, espacios para almacenamiento y depósito para insumos.

En cuanto a la pregunta de las 64 mil lochas, “el precio”, El Popular Jesús Ríos está tasado en unos 3.440.000 bolívares soberanos, que convertidos a cambio no oficial de frontera equivalen aproximadamente a $21.500; una verdadera ganga, considerando que se trata de una marca ya establecida que ha sido referencia de calidad y tradición por cuatro generaciones.

Sin muchos detalles

TuReporte se acercó al icónico establecimiento ubicado en la esquina de la avenida 7 con calle 89E del centro de Maracaibo, para indagar sobre las razones que impulsaron a la familia Ríos a poner en venta este patrimonio culinario de la zulianidad, pero la respuesta apenas si dejó entrever que los propietarios están en busca de emprender “nuevos proyectos”.

Oswaldo Ríos, nieto de Jesús (el fundador) y tercera generación al frente del negocio, explicó a este medio que recientemente tomó las riendas de la refresquería antes regentada por su abuelo y luego su padre, pero acotó que el tema de la venta del comercio era de estricta potestad de su madre por lo cual no podía ofrecer pormenores de la misma.

Parado en la acera del frente, con rosto calmado y disposición resuelta, el joven empresario apuntó hacia un grupo de clientes que entraban al negocio mientras otros salían, explicando que el establecimiento fundado en 1930 prácticamente se mercadeaba solo, ya que se trataba de un emblema de la zulianidad.

A punto de caramelo

Aunque no esconde que la crisis del servicio eléctrico y la falta de dinero en efectivo que recién comienza a superarse, han sido obstáculos importantes en el normal desenvolvimiento de la empresa, al igual que ha pasado en todo el país, recalcó que uno de los mayores retos ha sido la bancarización, por cuanto en las ocho décadas de historia que tienen los cepillados, no habían logrado que ninguna entidad bancaria les otorgara un punto de venta, aunque eso está a punto de cambiar.

Oswaldo señaló que gracias a personas de la CANTV que le ayudaron a instalar una línea telefónica subterránea (para evitar que fuera robada), recientemente adelantó gestiones ante el Banco Occidental de Descuento (B.O.D.) para que le fuera asignado un dispositivo de pago con tarjeta.

Ríos explica que hace unas semanas un familiar les prestó un punto de venta por un par de días y el repunte de ventas fue “impresionante”, por lo que se dispuso a solventar dicha situación. También destacó que afortunadamente los consumidores están volviendo a manejar dinero en efectivo, lo cual también ha sido muy positivo para las finanzas de la empresa.

A pesar de las perspectivas favorables en términos de facturación, la familia está resuelta a vender, por lo que se infiere que después de 88 años, “los Ríos” ya están listos para tomar un nuevo cauce.

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *