El plástico, la industria con mayor porvenir en el Zulia

A excepción de lo que comemos, existen muy pocas cosas en nuestra vida que no estén hechas de plástico o cualquier otro componente procedente de  polímeros sintéticos de polietileno de gas de petróleo.

La silla y mesa donde nos sentimos cómodos, los envases de los productos que compramos, muchas de las partes de nuestro automóvil, la ropa que lucimos, zapatos, maletas, pañales desechables y hasta las bolsas del supermercado o de colocar la basura, para acortar la dilatada lista que sería interminable, son hechos de plástico.

Nuestra relación con el plástico es tal, que hace poco en la redes sociales se llegó al colmo de hacer viral un video, donde muestran como supuestamente los chinos están fabricando arroz a partir de plástico, para venderlo como alimento para el consumo humano.

Igualmente se ha afirmado en varias cadenas de las redes sociales que debe evitarse consumir margarina, pues por su composición química se trata de un producto con características químicas similares al plástico.

Total, por encima de las especulaciones y mitos de la vida actual, el plástico, para bien o para mal, llegó para quedarse en nuestras vidas por mucho tiempo, con sus ventajas y utilidad, pero también con su amenaza de llenar y contaminar nuestro planeta.

Wilsor Musco, director general de Metalplastic, empresa dedicada a la elaboración de matrices y piezas de  reemplazo para las fábricas de artículos de plástico, señala que cada objeto de  plástico que usted utiliza cotidianamente proviene de la inyección de resina de polietileno en un molde con la figura, tamaño y forma del artículo; un vaso, un envase, una botella de jugo, una tapa, un gancho de  colgar ropa, una gavera, una silla o hasta una simple bolsa, son fabricados en base a una matriz y una dimensión determinada para cada objeto.

Nos recuerda, que el plástico cada vez es más común tanto en el uso doméstico, comercial e industrial, por lo que se atreve a afirmar que en Venezuela esta actividad apenas  está prácticamente en sus inicios, con respecto a los avances y objetos en cuya fabricación su elemento principal es el plástico, como es el caso de la industria automotriz.

Industria con porvenir

Musco manifiesta, que el plástico en Venezuela tiene un gran porvenir, si se toman los correctivos que hasta ahora han frenado el desarrollo de esta industria en franca expansión.

Insiste que por causa de las dificultades operativas en Venezuela, y muy específicamente en el Zulia, la industria del plástico está en pañales, si se toma en cuenta que actualmente se producen objetos de escasa utilidad y  de uso cotidiano, mientras que en otros países se desarrollan proyectos de envergadura, cuyo principal componente son las resinas plásticas.

“El negocio nacional del plástico trabaja a su mediana capacidad  productiva y creativa, debido a las dificultades que enfrenta el sector, como es el caso de la escasez de la materia prima y la poca  facilidad de adquisición de maquinaria y tecnología, entre otras”.

El director de Metalplastic advierte, que la industria del plástico también experimenta los rigores de la realidad económica del país, una vez que los costos de producción se han elevado significativamente, además de la escasez de algunas partes, elementos e insumos.

En nuestro país existe una desarrollada actividad petroquímica, que hace posible que no haya necesidad de importar materia prima para el plástico, pero actualmente el suministro ha mermado a raíz de algunos problemas técnicos en el Complejo Petroquímico “Ana María Campos” del municipio Miranda del Zulia, el cual mantiene suspendido en suministro de polietileno.

Aseguró que si la empresa petroquímica nacional se esfuerza en incrementar y mejorar la producción de materia prima, la industria del plástico nacional saltaría de hacer objetos simples como bolsas de plástico o utensilios del hogar,  a grandes componentes de la industria manufacturera como ocurren en muchos países con menores condiciones para impulsar una actividad que está presente en cada objeto y actividad de nuestra vida cotidiana.

Redacción: Jogli Vera

Foto: Cortesía El Carabobeño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *