El hipismo zuliano podría “cabalgar” de nuevo en el hipódromo Santa Rita (Parte I)

Si algo es cierto, es que los zulianos son aficionados del hipismo. La reciente noticia de la posible reapertura del hipódromo de Santa Rita, suscitó diferentes emociones en la colectividad. Sin embargo, para muchos el regreso de las carreras de caballos podría significar un motivo de alegría.

El pasado domingo 4 de noviembre, el gobernador, Omar Prieto, anunció la reapertura del Hipódromo del Zulia, ubicado en el municipio Santa Rita, de la Costa Oriental del Lago (COL). La primera autoridad regional hizo el anuncio a través de su cuenta Twitter.

“IMPORTANTE! #Anuncio la reapertura del Hipódromo de Santa Rita con jugadas a través de @LoteriaZuliaGBZ en todo tipo de moneda y criptomoneda incluyendo Petro”, tuiteó Prieto.

Aún se desconoce quién estará a cargo del proyecto y si en realidad existe un proyecto como tal, mucho menos la fecha de reapertura del coso hípico. Pero el anunció logró mover las expectativas de quienes aún recuerdan las tradicionales jornadas de carreras.

Un “hecho de sangre” le puso candado al hipódromo

El hipódromo de Santa Rita dejó de funcionar el 4 de febrero de 2016, cuando se escenificó la última programación con ocho carreras. Desde ese entonces, una comisión del Grupo Antiextorsión y Secuestro (GAES) del Zulia (hoy Conas) tomó las instalaciones ante una serie de denuncias sobre hechos irregulares en ese recinto hípico.

Vale recordar que el 18 de diciembre de 2015, un grupo de individuos penetró en la caballeriza del hipódromo para emboscar al entrenador de caballos, Erick Alexánder Chourio Atencio, de 35 años, a quien asesinaron de múltiples balazos. Este último era hermano de Endry Benito Chourio Atencio, alias “Pepito”, quien fuera “pram” de la hoy extinta cárcel de Sabaneta.

Se presume que a Erick Chourio lo ordenó matar un sujeto llamado Albis Saúl Cepeda Casanova, “El Puchungo”, quien sostuvo por meses una rivalidad con “Pepito”.

Cepeda murió junto con otros dos sujetos durante un careo con comisiones del Cicpc, en La Puerta, estado Trujillo, el pasado 16 de junio de 2016. Sobre Endry Chourio, se desconoce su destino.

hipodromo santa rita

Dos años de silencio en el hipódromo Santa Rita

En junio de 2016, un medio local realizó una reseña sobre el estado del centro hipico zuliano. Para el momento, solo quedaba “un puñado de 19 caballos, una pista enmontada, enormes y todavía modernas tribunas donde defecan las palomas y el bullicio de los hípicos es un eco del pasado”.

A poco más de tres meses de su cierre ya no había pizarra “se la llevaron para resguardarla en Caracas”, comentó una fuente anónima. Igual suerte corrió “la antena de transmisiones para la señal hacia todo el país (…) No hay tractores, la pista no la riegan y el monte está creciendo”, agregó el informante.

La peor suerte fue para los caballos. De los 412 equinos que existían antes de noviembre del 2015 solo quedaban 19 por darle salida, muchos murieron por hambre, los que tuvieron más suerte se los llevaron sus propietarios. El hipódromo municipal de Paraguaná y la trocha de la Villa fueron algunos de sus destinos.

“Daba tristeza ver cómo morían, infinidades de fundaciones vinieron sin una respuesta, hasta la Misión Nevado trató de mediar, pero no fueron atendidos”, contó un obrero.

Carreras entre balas, sangre y amenazas

Las páginas del periodismo regional señalan que Santa Rita comenzó a perecer el 18 de abril del 2012, cuando la tribuna se tiñó de sangre. En plena carrera una ráfaga de un sicario mató a dos hombres, Oswaldo Ortega, pareja de la entonces alcaldesa de La Cañada, Maira Zamora, y su escolta Néstor Figueroa.

Desde entonces, militarizaciones e intervenciones iban y venían con el espiral de violencia desatada en el mismo hipódromo que terminó por espantar al público.

A Ortega y Figueroa le siguieron el caballerizo Deivis Bozo, a quien asesinaron saliendo del óvalo, en enero del 2015. A finales de ese mismo año pasado, el ya mencionado asesinato del entrenador Erick Chourio y luego una larga lista de trabajadores de la hípica atacados por sicarios.

“Eso sin contar con lo insólito de unas carreras en las que sus protagonistas, por acción u omisión, se hicieron cómplices de amaños que pasaban, incluso, por jinetes lanzándose de cotizados equinos, cuando estos no salían con ‘sueño’ de sus cuadras”, relató un medio local.

hipodromo santa rita

Un sueño que se disolvió en el miedo

El hipódromo Santa Rita se inauguró el 11 de noviembre de 1988, durante el gobierno del presidente Jaime Lusinchi. Se construyó en reemplazo del Hipódromo de La Limpia, que estaba ubicado en Maracaibo. Está vinculado al Instituto Nacional de Hipódromos de Venezuela y fue declarado Monumento Histórico Nacional.

Según cuentan los entendidos, luego de muchos combates políticos se impuso un diputado de la tolda verde durante el gobierno de Luis Herrera y con unos terrenos baldíos que supuestamente fueron “donados” se inició la obra en 1983 después de la inauguración del hipódromo de Valencia.

El proyecto “original” incluía tres tribunas y no dos como quedó la construcción. Además, la obra se planificó para tener un hotel al lado, con la intención de fomentar el turismo.

Cuenta un trabajador del hipódromo, que el día de la inauguración, la primera vista del lugar fue “impresionante. En principio, la entrada no tenía demarcación para quienes venían de la Falcón-Zulia hacia Maracaibo o la Costa Oriental. Eso generó accidentes que en algunos casos resultaron mortales y no fue sino hasta enero de 1989 cuando colocaron un letrero y un rayado”.

El taquillero comentó que “luego de pasar por la entrada, empecé a ver cada vez más cerca la obra. Observar sus tribunas, la pizarra enorme, las torres de alumbrado y las cuatro torres de las cámaras, ver el enorme tanque de agua sus gigantescos estacionamientos.

En verdad que todo era demasiado bonito. Que impresionante ver 144 toneladas de acondicionadores de aire. De una vez al entrar se sintió el cambio de temperatura y alguien dijo “esperen que llueva pa’ que vean lo que es frío”.

El relato de la inauguración del hipódromo

Según recuerda el trabajador, en la parte de atrás de la oficina estaban los túneles que conectaban los sectores de la taquilla. Hacia la derecha había que subir una escalera que llevaba al sector D-2 que tenía 16 máquinas vende-paga o Autotrak II.

Hacia la izquierda del túnel un pasillo que se bifurcaba hacia la izquierda y otro pasillo oscuro que llevaba al sector E1 que tenía 20 máquinas y el E-2 que no funcionó hasta 1991.

Mientras que a la derecha llegaba al sector D1 que era el mas grande y tenia 24 máquinas. “Nos sacaron por la puerta exterior y contemple las dos barras, los ocho televisores de 27 pulgadas marca Sony Trinitron. También la escalera eléctrica que estaban tratando de ponerla a funcionar pero eso no se dio sino hasta 1989”.

El vendedor de taquilla puntualiza que “para esa inauguración me asignaron la máquina 4111 y a partir de la 5.00 de la tarde comenzó ese mar de gente a ir y venir frente a la taquilla. La línea de transmisión para la jugada falló demasiado, las colas fueron enormes y con más de media hora de atraso se presentó el Presidente Jaime Lusinchi junto al presidente del INH Gilberto Cárdenas y el Director de Santa Rita Eloy Chacín”.

El recuerdo de la primera carrera en Santa Rita

Cortaron la cinta, dieron sus discursos breves y con 47 minutos de retraso se dio la partida de la primera carrera el Clásico Nuestra Señora de Chiquinquirá. “Recuerdo que el sistema se colgó faltando cinco minutos para la partida y me quedo una jugada de 300 bolívares a seis ejemplares y ninguno era el 10”.

Habían cinco animales que estuvieron en la última carrera de La Limpia y la primera de Santa Rita: Caiguire, Master Key, Concuidado, Los Caobos y High Power pero este último iba con 12 kilo menos con respecto a la anterior.

Esa inauguración contó con la participación de grandes artistas entre ellos Cardenales del Éxito, Gran Coquivacoa, Los Hermanos Carruyo, Yolanda Moreno y sus Danzas Venezuela.

En total se corrieron seis pruebas ese día y el tele-timer no funcionó, así que nunca se pudo saber los verdaderos registros de esa primera jornada. Con la sola primera carrera se registraron más de 200 mil bolívares en jugada y recuerdo que el pool de cuatro pagó más de 40 mil.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografías: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *