El diario Panorama podría estar a la venta y las negociaciones están bien adelantadas

Para nadie es un secreto la dificultad por la que atraviesan los medios de comunicación a nivel mundial y particularmente en Venezuela. El auge de las redes sociales, la innovación digital, la crisis económica generada por la pandemia, la polarización política, dificultades con la libertad de expresión, en fin.

El centenario diario Panorama no ha escapado de esta problemática y desde hace algunos años atraviesa serios problemas económicos a tal fin que lo llevó a suspender el 14 may 2019 su versión impresa que venía circulando desde el 1ero de diciembre de 1914. La última edición de este legendario medio de comunicación fue la 35.549.

Fue tanto el poder acumulado por Panorama que la empresa fundada por los hermanos Belloso Rosell mudó sus instalaciones a una moderna sede de 32.000 m2 de construcción el primero de enero de 1984. Una de las edificaciones más ostentosas de la Maracaibo de aquellos años. Allí funcionaría una rotativa de última generación que llegó a imprimir ciento cuatro mil ejemplares diarios.

La sede de Panorama llegó a ser lugar de encuentro de presidentes, candidatos, diputados, gobernadores, líderes mundiales, poderosos empresarios, artistas, deportistas, … que pasaban por la salas de redacción a ser entrevistados y luego subían a las oficinas de la dirección donde los recibía el presidente de la casa editora. El más recordado es Esteban Pineda Belloso quién dirigió Panorama desde 1967 hasta que su hija Patricia Pineda lo sucedió en el cargo.

Mucha agua ha corrido desde aquellos años glamorosos y de gran influencia del poderoso diario. La aparición de portales noticiosos, el protagonismo de las redes sociales, la dificultad de conseguir papel para imprimir, la migración de la publicidad a otros medios, entre otras tantas variables que la familia Pineda ha tenido que manejar. No ha sido fácil.

Por ahora Panorama sigue activo en la web y en las diferentes redes. No es la primera vez que alguien menciona que la familia propietaria está en conversaciones con grupos políticos o económicos interesados en adquirir el influyente medio. Muchos llegaron a su moderna sede con propuestas que fueron rechazadas en su momento. Estos son otros tiempos.

Deja un comentario