Recimara: privados y Alcaldía hacen de la basura el mejor “negocio”

Desechos Sólidos de Venezuela (Desovenca) y Deconsur son las dos empresas privadas que se unieron para dar vida a la Recicladora de Desechos Maracaibo (Recimara). Esta empresa mixta trabaja de la mano de la Alcaldía de Maracaibo en el compromiso de sanear a la ciudad.

La recicladora es una sociedad a partes iguales (33 por ciento cada una): Alcaldía de Maracaibo, Desovenca y Deconsur. El porcentaje de los ingresos que obtenga la municipalidad será invertido en la compra de más vehículos para optimizar el saneamiento de la capital zuliana.

Recimara inició operaciones el pasado junio, pero su inauguración formal fue este martes 28 de agosto. Lo curioso del caso es que, en principio, ambas empresas estaban interesadas en abordar el proyecto, pero en lugar de pugnar por obtenerlo, se aliaron para trabajar juntas, según explicó Elio Sánchez, directivo de Desovenca.

Ahora, las fortalezas de estas compañías, una en reciclaje y la otra en elaboración de proyectos, están al servicio de la colectividad, en un plan que comprende, no solo la recolección de los desechos sólidos, sino la recuperación del material de reciclaje y su transformación para la venta.

El monto de la inversión inicial fue de más de dos millones de dólares, con los cuales se ejecutó el saneamiento y la adecuación del terreno y la construcción del espacio donde funciona la recicladora, tal como lo expresó el alcalde Willy Casanova, durante la inauguración.

La zona de transferencia de Recimara está ubicada en la avenida Los Haticos, parroquia Cristo de Aranza. Allí se realizó la limpieza del terreno y la construcción de las áreas de oficinas, área de hidratación, baños con ducha y casilleros, y el comedor que aún no se encuentra operativo.

Casanova también firmó el decreto 0029, que prohíbe la recolección, traslado, almacenamiento, clasificación y posterior transformación de los residuos sólidos por entes externos al órgano municipal y regula el proceso de recolección de la basura de forma semanal por bloques, que posteriormente serán trasladados a los centros de acopio existentes en el municipio.

Recimara paso a paso

La recolección inicial de desechos sólidos la realiza la Alcaldía de Maracaibo, como parte de sus funciones. El personal y los vehículos empleados para este fin, son contratados por la municipalidad.

Cada día entran a Recimara un máximo de 500 toneladas de basura, de las mil 300 que se producen a diario en Maracaibo. Unos 10 camiones volteos y 30 compactadoras transportan los desechos hasta el punto de recepción, donde un empleado verifica la identidad del chofer y los datos del vehículo.

“Ese es un proceso rápido, porque a diario la alcaldía nos pasa una lista con las especificaciones de los vehículos que vendrán, esto para llevar el control y evitar que extraños ingresen a la planta”, relata Lil Romero, gerente general de Recimara.

En el proceso de segregación laboran 53 ambientalistas, obreros que, en su mayoría trabajaban anteriormente en el relleno. Este equipo es capaz de segregar hasta 300 toneladas por día, de las 500 que recibe la empresa.

Empresa de reciclaje Recimara

De la Zona 1 a La Ciénega

Los desechos provienen de la llamada N1 conformado por 7 parroquias que incluyen a Cristo de Aranza y el área del Casco Central de la Ciudad. “Se eligió esta zona, por ser una de las que generan más desechos y por su cercanía con Recimara”, detalla Romero.

Los vehículos recibe el acceso hasta el patio central que se divide en plazas de trabajo, cada una con un equipo de ambientalistas y un supervisor. Los desechos se vacían en el piso y los segregadores rebuscan en la pila de basura, para sacar todo el material reciclable: botellas plásticas de refrescos, otros envases, cartón, papel, ropa, entre otros.

Una vez que culminan su faena, el supervisor verifica que no quedan desechos reciclables en el montón. Luego todos se alejan y la volqueta procede a recoger la basura restante y la coloca en los camiones que la llevarán a su disposición final. Estos vehículos pertenecen a Recimara.

Y qué pasa con los desechos segregados

El material para reciclaje se separa. Las botellas plásticas de refresco, blancas, marrones y verdes se reúnen por colores, se colocan en sacas, se pesan y luego se les quita manualmente las tapas, anillos y etiquetas. Pasan a la máquina que las compacta en pacas y se vuelven a pesar.

Este material será trasladado hacia Los Bucares donde pronto funcionará la Línea de Reciclado de Envases PET. Allí se reciben las pacas de botellas compactadas, se trituran, lavan, secan y envasan. El resultado final son unas hojuelas de material PET que serán vendidas a las empresas fabricantes de botellas de plástico.

La máquina que se encargará de este proceso aún no llega a Maracaibo. “Se compró en China y debe llegar a la ciudad a mediados de septiembre, luego se procederá a su armado, para lo cual se requiere de la presencia de un experto. Además se le dará adiestramiento al personal que laborará en la planta”, puntualiza Romero.

La Línea debería estar operativa a finales de septiembre o principios de octubre. Esta planta tiene capacidad para procesar hasta 16 toneladas de botellas por día. La idea es abrir otros centros de segregación, para que la máquina pueda producir a máxima capacidad. De las 500 toneladas que entran al centro de acopio de Recimara, el 30 por ciento es material reciclable, unas 150 toneladas.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografías: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *