Doble Acción te invita a celebrar en serio

La Fantasía es una característica singular de las personas. Es la imagen que tenemos de lo que anhelamos o pensamos que nos gustaría ser o un sueño que cumplir.

Imaginarnos que somos otra persona, que estamos con otra gente o en otro lugar que deseamos o admiramos, es una tendencia usada por los humanos para contrarrestar realidades opuestas o simplemente distraernos o alegrarnos.

Cuando queremos desestresarnos de la vida cotidiana, disfrutar de un  momento placentero o celebrar un evento importante de nuestra vida, recurrimos a elementos o actividades que dan rienda suelta a nuestras fantasías, como es el caso del cine, la literatura, la música, el baile y hasta representar personajes ficticios productos de nuestra imaginación.

Como parte de recrear nuestra ilusión se ha hecho común que en las  grandes y pequeñas celebraciones de nuestras vida, como cumpleaños, bodas, grados y cualquier evento social, no falte el tan conocido y disfrutado cotillón, con su mascaras, pitos, maracas, serpentinas, atuendos y bailes extravagantes, que cada vez son más divertidos, creativos y que a veces hace prolongar por horas las fiestas.

El cotillón es un tipo de baile proveniente de Francia, inventado alrededor de 1700 para ser interpretado por parejas de a cuatro formando un especie de cuadrado, nos lo dice Wikipedia.

En Maracaibo no puede haber una fiesta que se quiera llamar como tal, si no se tiene preparado para media noche su respectivo alegre y bullicioso cotillón. La costumbre de celebrar de forma relajada representando alguna fantasía del anfitrión o la persona homenajeada en la fiesta, cada vez se ha hecho más exigente tanto en creatividad como detalles.

Disfrutar en serio

El  asunto es que a pesar de ser el momento más disfrutado y relajante de la celebración, el cotillón es la parte que se planifica y organiza con mayor seriedad, rigurosidad e imaginación.

Los detalles de la preparación del cotillón para la boda o los quinceaños de una hija, por tomar dos ejemplos, son tan importantes que ya no es suficiente con que un familiar curioso y con creatividad “invente cualquier cosa o escoja unas canciones divertidas”, sino que se recurre a empresas creadas para la producción de dicho evento primordial de la fiesta.

Raúl Rodríguez, director creativo de Doble Acción, empresa dedicada entretenimiento en eventos sociales, señala que no es una leyenda que los marabinos  somos de los más alegres de los venezolanos, por lo que a la hora  de organizar nuestras fiestas somos exigentes en lo que al cotillón se refiere.

Esa propensión del zuliano por las celebraciones con algarabías, pero sin perder el glamur, dio paso la  demanda de gente y empresas que se dedicaran a ofrecer y amenizar los cotillones con precisión en sus detalles, creatividad, pero sin perder su esencia de celebración y fantasía.

En Maracaibo la gente se esmera en sorprender con algo distinto para sus fiestas, con magos, payasos, grupos musicales, contorsionista, zancos, robots y el infaltable cotillón, lo cual es responsabilidad de Doble Acción.

La necesidad de una empresa dedicada a la organización del cotillón y animación de las fiestas es la iniciativa para crear Doble Acción, nos explica Rodríguez, con cerca de 20 años de experiencia organizando eventos sociales.

Doble Acción no es la única organización que ofrece el servicio de animación y planificación de fiestas, por el contrario en la ciudad hay varias y todas con excelentes ideas y personal artístico de calidad, por lo que no es una exageración de Raúl Rodríguez, que entretener es una actividad bastante rentable en Maracaibo.

“Cuando se necesitó un  nombre para identificar el grupo de baile, que en su inicios lo conformaron dos parejas, pero como en los eventos se ofrecían dos géneros,  la danza folclórica y el género moderno como el pop y el jazz,  decidimos de  llamarlo Doble Acción”.

La empresa nació por una invitación que nos hicieron a varios bailarines de participar en una comparsa de Carnaval en el Club Náutico, señala. De allí comenzaron a crecer las invitaciones a participar en eventos privados y de carácter corporativo tanto en el Náutico como en el Lago Maracaibo Club, conocido popularmente como El Creole, la Feria de La Chinita y demás eventos festivos y corporativos de la ciudad.

Raúl Rodríguez se inició en el mundo de baile desde muy joven con Danzas Maracaibo, donde consiguió todo el apoyo de esta agrupación folclórica ícono de la cultura de Maracaibo.

En Doble Acción posteriormente se incorpora como socio Melvis Carrero, quien se encarga de la confección del vestuario, los tocados y demás elementos para vestir y utilizar en los cotillones que usan los clientes y los artistas en la animación de las fiestas.

La organización de los cotillones es un trabajo de equipo, la creativa, la confección de los vestuarios, el personal de baile y animación,  y por supuesto todo lo que tiene que ver con la administración de una empresa dedicada al espectáculo para fiestas y eventos sociales, afirma el director de Doble Acción.

Raúl advierte que la calidad, disciplina, originalidad y creatividad son la clave del éxito de este trabajo tan delicado, aunque no lo parezca, como alegrar a la gente, por eso en Doble Acción se trabaja con profesionales en baile, artes escénicas, diseñadores y creativos de amplia trayectoria y responsabilidad.

“En Maracaibo la gente no se va a cohibir de celebrar sus cumpleaños, aniversarios, bodas y logros, mucho menos los zulianos que nos caracterizamos por nuestra alegría y positividad”, asegura. Aunque reconoce que el ritmo en la cantidad de fiestas y eventos a raíz de la crisis del país no es el mismo de hace unos cuatro años. “De 18 fiestas en un  solo día o 80 fiestas al mes, han bajado un poco la demanda a 5 semanales”.

Afirma que cuando las cosas se ponen más difíciles la solución está en la creatividad, pues cuando estás más limitado por materiales u objetos para los vestuarios y elementos de los cotillones, es necesario ingeniárselas para resolver y en la mayoría de los casos resulta mucho más original y atractivo que si cuentas con  cosas compradas en el exterior.

En Doble Acción quienes aportan las grandes ideas son nuestros clientes con sus fantasías y deseos, que encienden la chispa creativa de todo el equipo de trabajo, no dice con entusiasmo Raúl Rodríguez.

A los marabinos nos encantan las celebraciones y vernos bien, por eso siempre hay una ocasión y muchas ganas de festejar nuestras alegrías y logros. Y para ello Maracaibo cuenta con Doble Acción y un número importante de emprendedores que hacen un excelente trabajos que la gente goce y la pase bien en sus fiestas, e impresione a sus invitados, se despide con entusiasmo y la alegría que caracteriza a un hombre del espectáculo.

Redacción: Jogli Vera

Foto: Doble Acción