Cow Gourmet, entre la “locura” y la excelencia gastronómica

La entrada es un derroche de creatividad, es como abrir una cajita de pandora y sorprenderte a cada paso. La escultura de una vaca abarrotada de diseños llenos de creatividad desbocada nos hace comprender que allá adentro cualquier cosa puede ocurrir. Estamos en Cow Gourmet, una carnicería- restorán que revoluciona el concepto gastronómico en Maracaibo.

Un delicioso café nos acompaña junto al chef José Mora. Este joven profesional del arte culinario revela el secreto del concurrido lugar. “Lo que nos diferencia es la calidad, los cortes de la carne son especializados y el 80 por ciento de nuestros productos son fabricados en Cow”, asegura.

Este singular espacio está concebido para una clientela dispuesta a explorar una variedad de sensaciones visuales y gustativas. A mano derecha nos recibe el área de postres, al frente la carnicería gourmet en la que se puede encontrar todos tipo de carnes de primera calidad, si se desea elaborar un platillo especial, los carniceros estarán allí para asesorar en cuanto al tipo de corte que conviene.

“Cuando hablamos de carnicería gourmet es porque va más allá de lo que pueden encontrar en cualquier otra, tú puedes llegar y preguntar qué tipo de corte podemos ofrecerte según el plato que vayas a preparar y tenemos al personal capacitado para que te dé la carne de mejor calidad y con el corte adecuado para que obtengas un platillo a la altura de tus exigencias. Trabajamos con  carne de primera calidad, los mejores novillos”, nos cuenta el chef.

El concepto de los creadores de este establecimiento no se limitó a vender carne, también fabrican su propio pan, tienen mayonesa, leche, ricota y un sinfín de productos con la marca Cow. Pero si el antojo de comer es tan imperioso, solo hay que dar un paso para instalarse en el área de restorán que comprende tres espacios: Space, Circus y Swet Cow.

Hay para todos los gustos, se puede elegir la tranquilidad del área de café y desayunos, la zona gourmet donde se disfruta de los deliciosos almuerzos y del área abierta que está ubicada en el centro del lugar, donde puedes comer sin mucho frío y ambientado con la luz natural.

Una lluvia de ideas luego de recorrer varias culturas fue lo que dio paso al nacimiento de este hijo que en diciembre de 2017 cumple dos años complaciendo el paladar de la exigente clientela marabina. “Es un concepto americano, inspirado también en las culturas europea e italiana, creado por maracuchos y que pretende ir más allá para complacer los gustos de cada comensal”, explica Mora.

Cow Gourmet ofrece un amplio menú. El chef sonríe cuando le preguntamos cuál era el plato más solicitado, pues asegura que cada creación gastronómica tiene la demanda que merece; sin embargo, nos comenta que el corazón de lomito se lleva los honores en el almuerzo, mientras que en la cena la medalla olímpica la ganan las hamburguesas, hechas con carnes, vegetales y aderezos de la casa. Desconocen la mezquindad en calidad y sabor, asegura.

Es un lugar donde se parece tener claro el propósito de servir de la manera más agradable a su clientela. El buen trato de los empleados que allí trabajan marca una diferencia respetable.

Entre todas las fortalezas de Cow, también destaca su competitividad en relación precio- calidad. Hay un abanico de opciones que consideran el bolsillo del cliente pero sin dejar de ofrecer el alma de este negocio: la excelencia.

Es un ambiente tranquilo, elegante, visualmente divertido. Si nunca viste una vaca ir al espacio puedes vivir la experiencia acompañado de un delicioso plato. Toda la creatividad del genio que diseñó hasta la última letra de este restorán está inspirada en vacas que reciben al público. Quien abraza la curiosidad las podrá ver sonreír, volar y ejecutando acciones que sólo existen en una mente sin límites.

Comer en Cow Gourmet es un desafío para los sentidos. El café está a punto de terminar y toca elegir el desayuno, es una tarea difícil porque todo pinta delicioso, pero pediremos consejo al estómago para hacer la mejor elección posible.

Se está trabajando en habilitar unos 80 puestos más para aumentar la capacidad de atención. Esta gente sabe que la fórmula para seguir exitosos en este exigente mercado es mantener la calidad,  pero también seguir creyendo en que sí se puede salir adelante en una ciudad que jamás se ha detenido en ofrecer oportunidades para invertir.

Toca despedirnos, aunque no queramos, el chef nos hace un recorrido final por las instalaciones. Se siente orgulloso de la vitrina que ha servido para mostrar su talento, dice estar convencido de que las verdaderas oportunidades surgen de los momentos más difíciles. Nos estrecha su mano dejando abierta su invitación a que volvamos a disfrutar de este sitio multicultural que rinde tributo a paladares zulianos.

 

 

Redacción y fotografía: Gabriela Pirela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *