Con tu sangre puedes lograr caminar sin dolor y con estilo

El tiempo es inexorable. Es como un lápiz que se desgasta con el uso y el abuso para escribir nuestra propia historia.

Es el tiempo y su uso quien marca la fortaleza y fragilidad de nuestro cuerpo, y la durabilidad de sus miembros.

Con el paso de los años es posible que perdamos la capacidades de nuestros sentidos, mente y motoras , como producto del desgaste de nuestra humanidad.

Nos es extraño, y algunas veces nos conmueve, ver a una persona adulta caminar con dificultad y mostrar en su rostro, el dolor que le produce el movimiento de su rodilla o cadera, que van perdiendo la movilidad con el uso.

Pero el dolor  en nuestras articulaciones óseas puede ser evitado o reducido con un tratamiento, cuyo principal componente es tomado de nuestro Cuerpo, la Sangre.

Ahora hay una manera de sentirse aliviado de los dolores articulares, con  la implantación de plasma rico en plaqueta, el tratamiento más usado y recomendado para tratar la osteoartrosis.

Pablo Vera, médico traumatólogo y ortopedista, desde hace dos años trabaja en la aplicación a pacientes del tratamiento de plasma rico en plaquetas en el aparato osteomuscular, por lo que avala  el uso de este método para controlar las afecciones en las articulaciones.

La infiltración con  plasma rico en plaquetas ha proliferado en los tratamientos traumatólogicos y ortopédicos. Principalmente la mayor utilidad es en osteoartrosis de rodilla, que consiste en el desgaste de la rodilla, nos señala el galeno.

El uso más común de la concentración de plasma rico en plaqueta es para el dolor de las rodillas, pero igual se aplica en hombros, codo, cadera, tobillo.

El doctor Vera agrega que el plasma rico en plaquetas también se aplica para las inflamaciones de zonas blandas, como por ejemplo la bursitis y tendinitis, que son inflamaciones de los tendones y las “grasitas” que lubrican el movimiento de los músculos.

En 1960 se descubrió el primer factor de crecimiento epidérmico,  el cual consiste en la capacidad de inducir la proliferación celular en cultivos de células de la epidermis. Este fue utilizado en la cicatrización de quemaduras, aplicaciones post-peeling o incorporadas a los cosméticos.

Posteriormente se inició su aplicación en la cirugía de los implantes y en traumatología comprobó beneficios relacionados con el crecimiento y maduración ósea, estabilización de injertos, sellado de heridas, cicatrización de heridas (regeneración de tejidos blandos), hemostasia (detención del sangrado capilar) y en implantes bucales.

Pablo Vera señala que la aplicación de plasma rico en plaqueta lleva mucho tiempo siendo destinada en estética facial, pero desde hace diez  años se comenzó a aprovecharse en todo el mundo. En Venezuela desde hace aproximadamente unos cinco años se inició su utilización en traumatología.

“El objetivo del tratamiento es disminuir el dolor y aumentar los rangos articulares, es decir la movilidad de paciente”, refiere.

Sanando con ayuda de nuestro cuerpo

El tratamiento del plasma rico en plaquetas es el aprovechamiento de un mecanismo molecular de nuestro cuerpo para reparar una estructura que esté dañada, a través de la obtención de la sangre del mismo paciente, la cual es sometida a centrifugación,  con hepadina para que no se coagule, separándose el plasma de los glóbulos rojos y los glóbulos blancos, no expone.

“El plasma es el líquido en que contienen los glóbulos blancos y rojos. En el plasma se encuentran pequeñas células llamadas plaquetas, las cuales están compuestas por unas moléculas llamadas factores de crecimiento y que estimulan la regeneración de los tejidos”.

El especialista en traumatología indica, que con la aplicación del tratamiento, una persona con un  desgaste articular de rodilla   de leve o moderada severidad, tendrá una disminución del dolor y un aumento de la movilidad de la articulación, pues reduce la inflamación, el dolor y puede regenerar algunos tejidos lesionados.

También el plasma rico en plaquetas se recomienda en la cirugías de fracturas, donde se le aplica al paciente para acelerar la rapidez con que sanará el hueso reparado.

Del consultorio a su casa sin dolor

El doctor Pablo Vera manifiesta, que el procedimiento del desgaste de articulaciones con plasma rico en plaqueta es realizado de manera ambulatoria, en el consultorio médico, por lo que no requiere que el paciente sea trasladado al  pabellón de cirugía ni aplicación de anestesia.

“Se aplica con estrictas medidas de asepsia y antisepsia, con material estéril, por lo que el paciente sale caminando sin problemas de consultorio, luego de recibir el tratamiento”.

Si bien es cierto que el paciente no presenta una mejora inmediatamente que se le infiltra el plasma, con el transcurrir de los días ira disminuyendo en dolor y hasta mejorado la movilidad de la articulación tratada, asegura.

Con  la agudeza de su experiencia como instructor de los residentes de Traumatología del Hospital General del sur y ortopedista de la reconocida Clínica “San Rafael” de Maracaibo, detalla que   el procedimiento consiste en varias infiltraciones del plasma rico en plaquetas en la articulación afectada, cuyo protocolo depende de la cada caso y el criterio de medico tratante.

El proceso es relativamente rápido y se realiza simultaneo, es decir al paciente se le extrae la sangre, se lleva a la centrifugadora para separa el plasma y en el acto se le infiltra en la zona afectada, como la rodilla, el codo o el hombro, según sea cada caso.

Los traumatólogos utilizamos para la evaluación de la recuperación del paciente una Escala Análoga Visual, expone, la cual consiste en  solicitar una puntuación del 1 al 10 con respecto al dolor. Antes de iniciar el tratamiento un paciente presenta un valor entre 5 o 6, lo cual una vez infiltrado con el plasma rico en plaqueta puede bajar a 1 y hasta 0, demostrado que el dolor prácticamente desaparece.

Nos refiere que la aplicación del plasma rico en plaquetas es eficiente cuando la enfermedad va iniciando, y en algunos casos se pueda corregir el desgaste articular, pero cuando han pasado la capacidad de regeneración del tejido es menor.

El doctor Pablo Vera muestra en su rostro su mayor satisfacción al ver salir sin quejarse del dolor y caminando como un “pavito”,  a cientos de adultos mayores y no tan maduros que acuden a su consultorio a aplicarse en sus rodillas, el milagroso plasma rico en plaqueta de su propio cuerpo, sin tener que gastar dinero en medicamentos para el tratamiento d sus dolencias.

Redacción y foto: Jogli Vera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *