Con bonos en dólares empresas “enamoran” a sus trabajadores

Juan M. estuvo a punto de abandonar su puesto de trabajo, donde se desempeñó como asistente de Administración durante 15 años para un grupo de empresas de Comunicaciones. Su salario se quedó mustio frente a los sucesivos aumentos decretados por el gobierno nacional y llegó un momento en el que solo 10 mil bolívares lo separaban del sueldo mínimo.

Decidido a buscar otras alternativas, presentó su carta de renuncia, pero el gerente de Recursos Humanos la rechazó y le ofreció una negociación de “beneficios” extra contratación, con los que podría mantenerse y obtener una mejor calidad de vida.

“Me ofrecieron proveerme de transporte ida y vuelta, además de un bono de 15 dólares mensuales. Me parece justo, ya que lamentaba mucho tener que renunciar a un trabajo de 15 años, pero la cosa está difícil. Con esos 15 dólares algo resuelvo”, comenta Juan.

Desde hace un par de años, las renuncias masivas y la fuga de talento por migración, son dos factores que hacen temblar al sector empresarial, que ve como se socavan las bases de sus emprendimientos por la escasez de recurso humano.

Movidos por la necesidad de retener a su personal calificado, los empresarios se las ingenian para “enamorar” a sus trabajadores, con beneficios que van desde bolsas de alimentos, dinero en efectivo, transporte y hasta bonos en dólares, que se pagan en bolívares a la tasa de cambio no oficial del día.

Entre 15 y 30 verdes

No es un secreto que empresas de Marketing Digital, Medios de Comunicación, Agencias de Publicidad, escritorios jurídicos, clínicas y otras compañías, ofrecen y pagan a sus empleados bonificaciones en dólares.

“En mi trabajo hay un tabulador de empleados que nos categoriza por años de servicio, competencias profesionales y experiencia, de esa manera a los que están en la escala A les pagan 30 dólares y quienes se encuentran en la escala D reciben 10 dólares”, relata Ana María Bermúdez, secretaria.

En la ferretería donde trabaja Jean Paul Hernández, el dueño tiene las posibilidades de ofrecerle a cada empleado 15 dólares por mes. “Yo gano sueldo minimo, pero mi jefe me lleva a la casa por la noche, me consigue 300 mil bolívares en efectivo y, a veces, me da 10 dólares en billete y los otros 10 me los paga en bolívares al cambio”, asegura.

Los freelancers dolarizados

Quienes eligieron trabajar “por su cuenta” ya no viven en moneda nacional. Los llamados freelance manejan sus tabuladores en divisas, porque de esta manera evitan que los ingresos se les vuelvan “sal y agua”.

Indira Murgas es esteticista y ofrece sus servicios a través de las redes sociales. Lo más solicitado por sus clientas es el plasma rico en plaquetas, que tiene un costo por sesión de 4 dólares el facial y 6 dólares el de glúteos.

Una gira de medios se cotiza entre 10 y 15 dólares, una nota de prensa en 20 o 30 dólares y un trabajo de edición de seis mil caracteres en 10 dólares. Esto, cuando se habla de las tarifas que manejan los comunicadores sociales que laboran de manera independiente.

¿Y las empresas que?

Desde el año pasado, gran parte de las organizaciones buscan la manera de volverse más atractivas y competitivas en el mercado al momento de retener o reclutar personal.

¿Cómo lo han logrado? Mejorando los beneficios que ofrecen a sus empleados. Sin embargo, es oportuno preguntarse ¿realmente evaluaron el impacto que tienen estas modificaciones en los estados financieros de la empresa?

Tomar decisiones rápidas es determinante en países con contextos económicos complicados, pero apresurarse sin evaluar los riesgos vinculados puede poner en juego la estabilidad financiera de la compañía en el corto y largo plazo.

Jesusa Ramos, directora de Cumplimiento Laboral de KPMG en Venezuela, manifiesta que antes de implementar cualquier cambio, las empresas deben hacer una evaluación interna.

Según ella, lo ideal es que los líderes de los departamentos de Administración, Finanzas y Recursos Humanos se reúnan para llevar a cabo el proceso de diagnóstico y evaluación de las propuestas planteadas.

“De esta manera, se pueden obtener respuestas sinceras a preguntas claves como: ¿Soy capaz de mantener estos aumentos? ¿Voy a poder conservar mi plantilla laboral en el tiempo? ¿Cuáles son mis riesgos?”, expresa.

Revisar la Ley

Existe gran variedad de beneficios laborales que se pueden ofrecer. “Actualmente, las bonificaciones económicas son las más comunes y, en algunas ocasiones, se pagan hasta en moneda extranjera. En estos casos, es necesario estudiar su legalidad”.

La especialista recuerda que la asignación periódica de cualquier beneficio puede convertirlo en salario y el artículo N° 123 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela establece que todo salario debe ser devengado en la moneda de curso legal.

Hay modificaciones pequeñas que pueden parecer poco significativas, pero que generan cambios rápidos y positivos. “Cuando las personas se sienten valoradas por sus empleadores, forjan un sentimiento de pertenencia, compromiso e identificación hacia la empresa; y esto suele mejorar el desempeño del trabajador”, manifesta.

Está demostrado que la creación de incentivos ayudan a retener talento y mejorar el clima laboral. Sin embargo, el éxito de estas acciones y su prolongación en el tiempo dependerá de una evaluación concienzuda de las necesidades de la empresa y sus posibilidades.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *