¿Cómo Producir una Sesión Fotográfica en 6 Pasos? y convertir tu marca en «protagonista»

Una sesión fotográfica es parte esencial en la creación de una marca o de un producto, ya que es la representación visual de sus valores y beneficios. Sin embargo, puede resultar abrumador producir una de no tener la experiencia necesaria. Al igual que cualquier evento, el éxito de una sesión radica en su pronta planificación, el equipo adecuado y una lista de pasos que estaremos presentando a continuación para garantizar que nada se escapará de tus manos.

Establece El Objetivo Y El Presupuesto En Conjunto Con El Cliente

Cada cliente o marca es distinta: desde su identidad visual hasta su capacidad de inversión. Es por ello que antes de desarrollar cualquier idea, es fundamental que primeramente se establezca la razón de ser de la sesión fotográfica a realizar y su presupuesto. No es lo mismo si el cliente necesita contenido para las redes sociales, foto editoriales para un medio impreso o fotos para un catálogo comercial; fundamentando la importancia de decidir los objetivos previamente.

Analiza El Concepto y la Historia

Luego de que los objetivos estén previamente establecidos, es hora de trasladarnos a la parte creativa de la sesión. Cuentes o no con un director creativo que te proporcione asistencia en este ámbito, es primordial que entiendas cuál es el concepto y la historia de la sesión que vas a producir. Entender la narrativa, te permitirá definir detalles como: la locación, qué tipo de protagonistas imaginas en el shoot, qué tipo de ropa estarán usando, que estado anímico presenta, entre otros. Analizar estos aspectos y ponerlos en escrito, te ayudará a crear un concepto cohesivo y sólido que beneficiará a tu equipo de trabajo y te mantendrá organizado en los próximos pasos.

Crea un Moodboard

Ahora que ya tienes una idea escrita y expresada en forma concreta, es hora de crear una guía que contenga las referencias visuales necesarias para organizar y dirigir tu visión. Un Moodboard es un tablero que consiste en imágenes inspirativas recopiladas de distintas fuentes que le proporcionarán una dirección concisa a tu equipo de trabajo. Este tablero parece prescindible, pero en realidad es el pilar que orienta a todo el equipo de trabajo hacia un objetivo común; garantizando así que todas las personas involucradas sepan qué estas intentando lograr. Enfócate en encontrar referencias para todos; ya que no sólo estarás compartiendo este documento con el fotógrafo, sino con la modelo, el vestuarista, el estilista, el maquillador y cualquier otro cargo participante en la sesión.

Selecciona Tu Equipo

¿No creías que lo harías todo solo, no? Construir un equipo de trabajo en ocasiones puede ser una tarea ardua; ya sea porque eres nuevo en el medio o, por el contrario, conoces a muchas personas talentosas y no sabes con quién trabajar. Si formas parte de la primera opción, la mejor manera de acercarte a las personas con las que te gustaría trabajar es enviando tu portafolio (de tenerlo) y adjuntar el moodboard de la sesión a ejecutar bien desarrollado; ya que de esta forma los potenciales participantes tendrán una visión clara de quién eres y lo que estás buscando.

Independientemente de quiénes terminen siendo los partícipes en tu proyecto, es importante que no solo compartan la misma visión, gusto estético y ética, sino que tengan buena química y excelente actitud. Un equipo sólido de creativos que estén igualmente involucrados y que tengan excelente interacción, conduce al resultado perfecto. Algunos de los participantes que debes tomar en consideración son: fotógrafo, modelo(s), maquillador(a), estilista de cabello, vestuarista, diseñador de set y director creativo.

Locación y Logística

Ya tienes la idea y el equipo: ahora es momento de pensar en dónde. Si has decidido realizar la sesión en una locación fuera del estudio, elige una que le proporcione un toque adicional a la historia, siempre ten una opción de respaldo en caso de que el clima no vaya de acuerdo al plan, asegúrate de encontrar  permiso para realizar la sesión fotográfica, de que sea accesible para todo el equipo y que tengas la mayor cantidad de comodidades posibles para mantener contentos a todos.

Para la logística, asegúrate de concordar con antelación lo siguiente: fecha y hora de la sesión, cantidad de cambios a realizar (tanto de looks como de maquillaje o peinado), tiempo de trabajo (posibles cronogramas estableciendo la duración de cada tarea), cuánto y cuándo se le pagará a cada participante, en qué formato se entregarán las imágenes, preparar los equipos que necesitarán, entre otros.

¡Llegó el día!

Es el día de la sesión y estás a la espera de que todo salga como lo planificaste. Para ello, toma en consideración lo siguiente para un día productivo:

  • Llama y confirma a todos los participantes y la locación para evitar alguna ausencia  o emergencia inesperada.
  • Asegúrate de tener todo el equipo o instrumentos necesarios para complementar la sesión.
  • Sé el primero en llegar para organizar el espacio adecuadamente.
  • Lleva impreso o en digital tu moodboard, así como también cualquier otro documento ejecutado en pro a la dirección de la sesión.
  • No te olvides de priorizar el tiempo. Siendo el productor, debes cumplir el cronograma que estableciste en los pasos anteriores.
  • No temas en estar pendiente de las fotos: es parte de tu trabajo asegurarte de que todo esté saliendo acorde al plan. Comenta positivamente si deseas modificar algo o re-direccionar de alguna forma.
  • No todo sale siempre de acuerdo a como lo planificaste y eso está bien. En la mayoría de los casos, lo importante es cómo reaccionas ante las adversidades y recordarte que todo tiene solución.
  • ¡Diviértete! Estar en una sesión fotográfica con un equipo agradable es un privilegio, así que no te dejes abrumar por las responsabilidades y disfruta el momento.

Redacción: Vanessa Marín Marrero @desvanecete para la revista ES