Chikichic Magazine, la revista que demuestra que el emprendimiento no es sólo cosa de adultos

Cada niña es una historia que se cuenta por sí sola sobre la pasarela o frente al lente de una cámara. La sonrisa inocente, el ímpetu de la infancia, que nunca pasa inadvertido, son elementos que dan vida a Chikichic Magazine, una revista infantil que crece como la espuma.

Promover el talento infantil de la región, para que niños y niñas tengan un espacio para desarrollar sus talentos, así como impulsar el diseño venezolano, son los objetivos de esta plataforma que se ha convertido en la locura de las niñas, niños y sus padres.

El cerebro detrás de esta interesante propuesta, Arima Aranda, nos cuenta que “nuestra mayor satisfacción es ver la felicidad de los niños al ingresar a nuestros eventos, con su naturalidad e inocencia que en todo momento tratamos de preservar. A pesar de lo complejo  y competitivo de este medio tratamos de que nuestros niños luzcan como niños, eso ha sido lo que nos ha diferenciado del resto”.

Cada año Chikichic Magazine organiza desfiles, sesiones fotográficas y eventos para mantener sobre la mesa oportunidades que sirvan como vitrina a los más pequeños para su desarrollo. No se detienen, la producción de ideas es el principal activo de esta marca que se posiciona de manera respetable, con más de 18 mil seguidores en instagram.

El evento más reciente fue el desfile denominado “Gran pasarela Chikichic primavera verano 2017”, este pasado 9 de julio en el Palacio de Eventos de Maracaibo. Una noche llena de emociones para los más pequeños y para cada uno de los asistentes que se deleitaron con el brillo de cada participación. Los “ChikiModels” lucieron diseños de marcas reconocidas de diseñadores zulianos y de otros estados de Venezuela.

Aranda nos cuenta que “nuestras próximas metas  son fortalecer nuestro proyecto de ‘Chiki YouTubers’, siguiendo las tendencias actuales y convertirnos en definitiva en agencia de modelaje infantil y proyectar a nuestras modelos nacional e internacionalmente”.

Así comenzó este sueño

Corría 2013 cuando Arima Aranda decidió hacer realidad un sueño, una revista impresa en donde las más pequeñas tenían un espacio para derrochar actitud, talento, inteligencia y belleza. Sólo se publicaron tres ediciones, porque como buena emprendedora tuvo que adaptarse a la economía del país y sus dificultades.

Los obstáculos no la detuvieron, luego de un intenso estudio de mercado decidió dar un giro para poder mantener la marca,  que ya para ese entonces gozaba con una cantidad bastante gruesa de seguidores, “luego de un detallado estudio de mercado decidimos enfocarnos en los editoriales de moda y en la producción de eventos de moda infantil,  en lo que hemos logrado obtener mucho éxito”, explica.

“Nos quedamos en Maracaibo”

Maracaibo ha sido la ciudad perfecta para desarrollar este proyecto, asegura Arima, “es una ciudad con madres y niñas enamoradas de la coquetería, de las luces, los aplausos y escenarios. Los padres de nuestros niños son los mejores colaboradores”.

Explica que el secreto de su éxito recae en que ha sido selectiva a la hora de elegir a los profesionales que la acompañan, “para nuestros proyectos buscamos a nuestros mejores profesionales, desde nuestra profesora de pasarela, coreógrafo, fotógrafo, sonido,  luminito. Trabajar con los mejores ha sido el secreto infalible. Maracaibo siempre será la cuidad que nos vio nacer y crecer. Seguiremos acá aunque tengamos proyectos de expansión nacional e internacional”.

Para esta mujer que se adapta fácilmente a las oportunidades que la vida le presenta no existe la palabra rendirse, trabaja con tesón y entusiasmo, siempre entregada al propósito de hacer de la marca una multiplataforma que rompa esquemas.

Las ilusiones de un niño son un tesoro que debe resguardarse en el cristal más precioso. Cada pequeño que llega cuidadosamente vestido a la ocasión, un corazón latiendo a mil, una sonrisa llena de luz son la razón de ser de Chikichic Magazine. Tienen la personalidad de un tractor, de una estrella, tienen el poder creador dentro de sí, por eso son capaces de lograr lo que su pequeño corazón desea. Son fuego, lluvia y azúcar.

 

Por: Gabriela Pirela

Fotografía: Chikichic Magazine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *