Bloqueo con las islas ABC ¿Podría ser el primer paso para aislar a Venezuela?

Aruba, Bonaire y Curazao seducen a los venezolanos. Conocerlas, vivirlas y disfrutarlas se piensa y recuerda entre suspiros. Ahora, ese sueño de aguas azules, arenas blancas y abundancia sin límites se transformó en la pesadilla impuesta por la decisión del presidente Nicolás Maduro de cerrar por 72 horas las comunicaciones por aire y mar con estas islas.

La distancia que separa a Venezuela de las islas ABC es de unos 100 kilómetros o menos, dependiendo del punto de partida y de llegada. Un vuelo desde Falcón hasta Aruba puede durar menos de 10 minutos.

Esa cercanía geográfica hizo de estas tres islas vinculadas al Reino de los Países Bajos en un destino turístico predilecto para los venezolanos. Millonarios, exitosos y viajeros: la otra cara de la diáspora de Venezuela.

Luego, durante los últimos años, con el recrudecimiento de la crisis económica de Venezuela y la reducción del número de líneas aéreas que operan en el país, las islas se convirtieron también en un punto de tránsito para los miles de venezolanos que buscan viajar al exterior como turistas o emigrantes.

Pese a esos vínculos fluidos, desde el pasado viernes en la tarde las comunicaciones entre Aruba, Curazao y Bonaire se encuentran cerradas por decisión del presidente, “para establecer una reestructuración y defensa de los intereses económicos de Venezuela”.

Maduro hizo pública su decisión durante una reunión con sus ministros transmitida por la televisión estatal y la presentó como una forma de detener el contrabando de recursos y productos de Venezuela y como una medida de presión sobre los gobiernos de las islas. “Se llevan el oro, el coltán, los diamantes, productos alimenticios”, indicó el gobernante venezolano.

Cierre o cerco

Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, a través de su cuenta de Twitter, determinó “una posible solución al contrabando venezolano es sincerar y racionalizar la economía, no cerrar las fronteras”.

León observó que el contrabando “no es netamente limítrofe, sino que existen distintas vías de comunicación donde puede persistir. Puedes cerrar la frontera y pasará por la trocha. Cierras la trocha y pasa por el río. Cierras el río y pasa por la montaña. Cierras la montaña y alguien la pasará por la aduana”. De esta manera ilustró los alcances de esta decisión de Maduro, que “amplifica” la delicada situación interna, según comenta.

Expertos estiman que tales decisiones “evidencian la intención de aislar la economía nacional y al país” de las relaciones que habían garantizado una relación armónica de Venezuela con el mundo.

Respuesta inmediata

El Primer Ministro de Curazao, Eugene Rhuggenaath, criticó la decisión del gobierno de Venezuela y destacó que se trata de una medida unilateral e inconsulta. “Lamentamos ese anuncio porque no había contacto previo o conversaciones diplomáticas para ver qué podemos hacer conjuntamente para combatir el contrabando o tráfico de productos ilícitos como armas y drogas”.

Aseguró que Curazao y el Reino de Países Bajos están dispuestos a colaborar para combatir estos flagelos. “Nos reuniremos en las próximas horas con el Cónsul general para ver los detalles y la política concreta de la medida y avanzar en los pasos para restaurar las comunicaciones y ver si podemos trabajar juntos”.

Redacción y fotografía: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *