Bambi Café apagó su letrero de “abierto” tras 62 años ¿Por qué?

 

Mencionar el nombre “Bambi café” conduce a un viaje de sabores y recuerdos a aquellos paladares que probaron uno de sus cafés recién molidos antes de iniciar un día laboral o de firmar un trato como lo hacían, comúnmente, grandes ejecutivos que adoptaron el lugar como su sitio fijo de trabajo fuera de la oficina.

Pedro Crameri inauguró el café en el año 1952 con un nombre que nos lleva a la infancia al recordar esa película de Disney a la cual le hace referencia en su nombre “Bambi” y que también llevó en el logo, la figura del cervatillo protagonista. 30 años luego, fue atendido por quien dejó el legado y huella junto a su familia, Mirella Rhigi de Carli; posteriormente, sus hijos.

Hablar de él nos sumerge en un espacio pionero en Maracaibo, que contó con tres sedes que abrían de lunes a domingo desde las 6:30 AM hasta las 10:00 PM; entre la más famosa y memorable, la de Bella Vista, justo al lado de la iglesia La Consolación.

Ir los domingos a misa y antes, pasar a tomar un café o un jugo de naranja acompañado de sus famosos cachitos y Croissants, prefiriendo éstos antes de ir a cualquier otro sitio, incluso nuevo, en la ciudad, era lo que decidían los fanáticos del sitio, dándole así renombre a la familia Carli y su línea de cafetería.

Otro lugar que tuvo que decir adiós

Bambi café fue otro de los muchos lugares icónicos de la ciudad que tuvo que despedirse de trabajadores y clientes, tras la situación económica que ha vivido el país y fue el 2016 el año que los vio salir del mercado con su sello, aunque no terminó allí su amor por la comida y el servicio para disfrute de paladares.

Un último Tweet publicado en el 2015 desde su cuenta @bambicafemcbo, la eliminación total de sus publicaciones en su cuenta de Instagram que lleva el mismo nombre, y posteriormente, no ver la palabra “abierto” del letrero en su puerta, daba una sospecha de lo que hace dos años, se convirtió en una realidad.

Según le comentó a Tu Reporte, uno de los 4 hermanos Carli, en esta oportunidad, Carla, mantener el alquiler de tres sedes era muy difícil, tomando en cuenta que la mayoría de ellos, exigen pagos en dólares, y no vendían o cotizaban sus productos en esa moneda.

Igualmente, el conseguir el material para poder trabajar, una cantidad de productos que, se debía multiplicar por 3 y a veces, hasta más, fue una dificultad neta que los llevó a cerrar.

Al llegar la tarde ya no conseguías la misma cantidad de productos pues, la mayoría, ya se habían vendido y sí, es una situación gratificante para los propietarios, pero solo en un pequeño porcentaje ya que tenían que ver salir a los clientes con las ganas de probar uno de sus cachitos o dulces.

Sin tomar como razón principal, la vez en que su sede en Indio Mara, fue víctima de robos, tanto a los ingresos del local como a sus clientes que luego de ese escenario, en 2010, recuerdan con un poco de sin sabor al café que tanto momentos bonitos trajo.

Una familia que sigue en pie para ofrecer más gustos al paladar

Al tomar la decisión de cerrar las sedes de Bambi café, dos de los cuatro hermanos emigraron y siguen con el toque gastronómico, pero esta vez, con un concepto distinto.

Una de las tres hermanas, Cristina Carli, decidió abrir en Panamá un restaurante de comida saludable llamado “TBar Panamá”, saliendo drásticamente de lo que durante toda su vida vio crecer, poco a poco, pero que en la actualidad le apasiona y creyó en él para crear un espacio fresco, en el país que la recibió.

Asimismo, Carla Carli, residenciada aún en Maracaibo, decidió iniciar una marca de pastas hechas en casa, salsas y croissants, “La Trattoria”, manteniendo el toque Italiano, origen de su familia.

El único hermano del grupo, trabaja en la remodelación de la sede en Bella Vista para iniciar con una procesadora de pastas, para agrandar el negocio con su hermana y madre, algo más pequeño pero sin aislarse por completo de la industria culinaria y utilizando en todos su productos el sello #BambiCafé.

Dos años tras el cierre, los clientes más fieles y a la vez fanáticos, ruegan diariamente por su regreso pero solo les queda la esperanza y los recuerdos.

Para más información: @latrattoria @tbarpanama

Redacción: Gerardine La Cruz Villasmil.

Fotografía: Cortesía @EsMaracaibo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *