¿Alcaldía, hasta cuándo basura? Maracaibo es la ciudad más sucia de Venezuela

El tema de la basura pareciera estar trillado, pero, como dice el refrán: “Las cosas que por sabidas se callan, por calladas se olvidan”, la intención de Tu Reporte es no permitir que el saneamiento de la ciudad se quede en el olvido.

En medio del caos de desechos que pululan por la ciudad, “crecen y se multiplican” algunas anomalías, que viene a agravar el escenario ya corrompido de por sí. Vicios que intentan pasar desapercibidos por el ojo de la colectividad, bajo la consigna: “como todo el mundo lo hace…”.

Una situación alarmante es la disposición de desechos hospitalarios en la vía pública. Algunos centros de salud privados se dan a la tarea de utilizar las zonas aledañas a sus instalaciones, para arrojar guantes, jeringas, batas, algodones y otros implementos médico quirúrgicos.

Teresa Millán, habitante del sector Santa maría, hace una denuncia contundente: “Si ya es terrible el tema de la basura, es horroroso que empresas que deberían cuidar la salud usen la parte de atrás de sus sedes para lanzar desechos y elementos clínicos, que son más contaminantes que la basura doméstica”.

Millán alude que esta práctica se realiza sin “ningún pudor” y cita un ejemplo puntual. En la avenida 20, entre 68 y 69A, está una clínica que ha convertido la calle del fondo en su depósito de basura. Lo peor es que esto queda cerca de la entrada de la escuela técnica Francisco José Duarte”.

La queja de Millán va acompañada de la frase “ellos lo hacen como si nadie se diera cuenta” y comenta que, “así como muchos condominios de edificios y conjuntos residenciales hacen esfuerzos para pagar a un camión que saque la basura, por qué las clínicas no lo hacen también”.

La maraña sobre ruedas

A propósito del pago de camiones recolectores de desechos, Eugenio Paz asegura que en el sector Paraíso, donde vive, el camión llega solo a la panadería, porque el dueño le paga, y el resto de los vecinos se queda con la basura “abollada”.

“Nosotros entendemos que esa es la ‘maraña’ de los camioneros para poder completar lo que necesitan para comer, pero es injusto que se desvíen los recursos que aporta la Alcaldía, para que se recojan los desechos”, insiste Paz.

La cuestión es que los vehículos pagados por la municipalidad se desvían de sus rutas, para prestar el servicio en aquellas zonas donde reciben una paga adicional por recolectar los desechos.

Vale recordar que, en un trabajo anterior, se dio a conocer que de los 24 camiones que cubrían las diferentes rutas de saneamiento, solo quedan operativos ocho vehículos que hacen tres viajes por día y recogen 10 toneladas por cada recorrido.

Cada camión colecta 30 toneladas por día, 30 por ocho es igual a 240 toneladas diarias que se recogen en una ciudad que produce entre mil 500 y dos mil toneladas diarias.

A cada chofer le pagan siete millones de bolívares por viaje (21 millones de bolívares diarios) y al camión le asignan 150 litros de gasoil por día, lo cual resulta “insuficiente para mantener las unidades operativas.

Basura en La Vereda

El pulmón de Maracaibo está enfermando. La basura llegó hasta los espacios de La Vereda del Lago, donde a diario acuden cientos de hombres, mujeres y niños para ejercitarse, distraerse y estar un rato en compañía de la naturaleza.

En este espacio vegetal se amontona la basura sin que nadie se detenga a preguntarse por qué. Cabe destacar que la dirección de la Vereda del Lago está bajo el resguardo de la primera combatiente del municipio, Selene Strach, quien se comprometió a “resolver de forma inmediata los tres principales problemas: iluminación, seguridad y mantenimiento”.

Sin embargo, cada día se ve correr y jugar a los niños en medio de bolsas de chucherías, papeles, restos de comida y los desechos vegetales propios de un lugar donde hay vegetación.

Hasta cuando Alcaldía

No es un secreto que para la actual gestión municipal el saneamiento de la ciudad es una bandera. Willy Casanova, alcalde de Maracaibo, basó su campaña electoral sobre el argumento de que podía limpiar el municipio en poco tiempo.

Casanova promovió su campaña con el plan Plan Maracaibo Te Quiero y aseguró haber movilizado 120 hombres y recogido seis mil 170 toneladas de basura en una semana. Del 9 al 13 de noviembre de 2017 (cuatro días), destacó la recolección de 960 toneladas de basura, con la activación de 760 personas, 10 retroexcavadoras, 62 camiones volteo, tres cisternas y cinco compactadoras en los alrededores de escuelas, hospitales, CDI y centros de movilidad urbana.

En sus primeros 100 días de gobierno se comprometió a “recoger la basura” y el 2 de enero activó Maracaibo te Quiero como una operación permanente, con más de 500 hombres, 16 camiones volteo, tres retroexcavadoras y dos compactadores para recoger los desechos sólidos de las 18 parroquias de la jurisdicción. Mucho menos personal y equipos que los que utilizó durante la campaña.

El 31 de enero, cuando ofreció el balance de sus primeros 100 días de gestión, el alcalde estimó la recolección de 100 mil toneladas de basura y dejó por sentado la aprobación, por parte del gobernador del Zulia, Omar Prieto, de la compra de 50 camiones que serían empleados para recoger los desechos en las diferentes rutas de saneamiento.

Pronto se cumplen los primeros siete meses de gestión y la gente se pregunta ¿Hasta cuándo con la basura? ¿Por qué no se toma como una prioridad urgente el saneamiento de la ciudad? ¿Dónde quedaron las promesas?

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografías: Reyna Carreño y Luis Pérez

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *