Afectadas por caso PIP podrían recibir “pronto” indemnizaciones de 10.000 euros

A comienzos de mayo se conoció que el Abogado General de Casación de Francia presentó ante el tribunal supremo de su país la recomendación final solicitando la condenatoria definitiva de la certificadora alemana TÜV-Rheinland, ordenándole compensar a todas las víctimas de prótesis PIP del mundo, por lo que en menos de un mes saldrá el fallo que podría establecer indemnizaciones de 10 mil euros o más para cada una de las afectadas.

Roberto León Parili Presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores (ANAUCO), quien representa a las víctimas de este caso en el país, explicó en conversaciones con TuReporte que este juicio es de suprema importancia en lo nacional, ya que con aproximadamente 50 mil venezolanas que usaron estos implantes mamarios fabricados fraudulentamente con sustancias no aptas para uso médico, Venezuela está entre los países más afectado por el caso PIP.

La inminencia de un fallo favorable en la demanda civil que se sigue en Europa contra la empresa que certificó la calidad del producto para su comercialización internacional, es de una importancia global, debido a que viene a ser la querella colectiva (conocida en inglés como Class Action) más grande de la historia, con unas 300 mil mujeres afectadas en todo el planeta, las cuales podrían beneficiarse de la jurisprudencia derivada de la sentencia.

El titular de la ONG de protección a los usuarios detalló que han existido varios juicios sobre el caso, de los cuales el primero fue un proceso penal contra los fabricantes de las prótesis que terminó en el encarcelamiento de los dueños de la empresa y la quiebra de la misma, pero esta segunda demanda civil es contra TÜV-Rheinland, una certificadora internacional que tiene responsabilidad directa en el caso y cuenta con el respaldo financiero para responder ante las víctimas.

En esta causa que el próximo 15 de mayo establecerá la fecha de sentencia para algún día del mes de junio, hay unas 600 codemandantes venezolanas, de las cuales 125 pertenecen al grupo original que actuó penalmente contra PIP, pero una vez que exista un fallo, el resto del universo de afectadas nacional e internacionalmente podrán buscar también compensación usando el veredicto que está por salir.

“El positivismo que existe es por el pronunciamiento de la Corte Europea, que establece la existencia de responsabilidad de la certificadora”, explicó León Parilli, quien detalló que el llevar un proceso en Francia ha sido cuesta arriba debido a las complicaciones y costos de una representación internacional, pero rescata que a partir del próximo fallo, esperan que un grupo aún mayor de afectados en el país y la región pueda sumarse de manera más sencilla y sin costos.

Para que las victimas puedan cobrar, tienen que adherirse al juicio y demostrar que tienen o tuvieron prótesis PIP, lo cual se hace contactando a Anauco y presentando el certificado que venía con los implantes.

León Parilli señala que el caso de PIP ha llevado ya a modificar las normativas de certificación en Europa, ya que la empresa ha tratado de argumentar que en el momento que PIP tramitó su aprobación el producto se ajustaba a los estándares exigidos, por eso ahora las leyes están indicando expresamente que las empresas que convalidan la calidad de este tipo de insumos, deben hacer un seguimiento para garantizar que se mantengan las condiciones.

Con cada juicio ganado mejoran las posibilidades de obtener justicia para la totalidad de las víctimas; eso quedó demostrado hace un año cuando la Corte de Apelaciones de Aix en Provence, Francia confirmó una sentencia dictada por el Tribunal de Comercio de Toulon el 20 de enero de 2017, que condenaba a TÜV-Rheinland a “pagar inmediatamente” una indemnización provisional de 3000 euros a unas 20.000 víctimas, incluyendo entre ellas a 358 venezolanas.

“Las indemnizaciones acordadas por el tribunal deben ser pagadas a la brevedad, ya estamos notificando a todas nuestras representadas, mi gabinete va a exigir que el pago se produzca rápidamente, de lo contrario pediremos a las instituciones europeas suspender toda actividad de certificación por parte de TÜV-Rheinland. Estamos en la etapa de poder obtener la victoria de la indemnización mundial para las víctimas, en Venezuela ANAUCO ha sido el impulsor para que todas las víctimas venezolanas reciban su justa indemnización”, aclaró en aquel entonces el abogado francés Laurent Gaudon, quien asumió la vocería de los querellantes.

El titular de Anauco detalla que ahora no solo aumenta la cantidad de beneficiarias potenciales sino el monto de la compensación, que en esta oportunidad se calcula en 10 mil euros, pero podría exceder dicho monto.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Archicvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *