7 cosas que debes hacer para estar preparado ante un apagón de largo aliento

Muchas de las cosas que se necesitan para sobrellevar de la mejor forma posible un colapso eléctrico pueden resultar obvias una vez que éste ocurre, pero rara vez la gente suele estar preparada al darse cuenta de que no es un racionamiento más y que el servicio podría tardar más de 24 horas en volver. La buena noticia es que gran parte de lo indispensable, si no está ya en casa, es relativamente fácil de conseguir.

1.- Fuentes de iluminación: Con la reciente frecuencia de los apagones y racionamientos todo el mundo tiene a mano una linterna o usa la luz del celular para resolver en lo inmediato, pero estos recursos solo sirven durante pocas horas, por lo cual es recomendable tener a mano velas o velones –cuya duración es de varias horas o incluso días-, los cuales deben estar guardados en lugares frescos y accesibles, junto con yesqueros o fósforos.

Si bien estas fuentes de luz son de gran conveniencia ya que pueden almacenarse indefinidamente sin necesidad de rotarlas, éstas deben usarse con extremo cuidado y colocarse en bases estables, lejos de materiales inflamables, para evitar que una situación de emergencia se convierta en una tragedia.

2.- Almacene agua: La inestabilidad del servicio de Hidrolago ha hecho que los marabinos usen de forma regular el agua envasada en botellones, pero ante un apagón prolongado no habrá comercios abiertos ni funcionarán las bombas hidroneumáticas de las casas y apartamentos.

La recomendación de los servicios de administración de catástrofes como Protección Civil y Fema (en EEUU) es que la reserva de agua para casos de emergencia debe alcanzar para tres días, teniendo en cuenta que el consumo diario por persona es de aproximadamente un galón.

Esta agua debe almacenarse en un lugar alejado de la luz para evitar la proliferación de algas, tampoco debe estar cerca de productos químicos ya que a pesar de estar envasada el plástico de los botellones puede ser permeables. Estas reservas deben rotarse cada seis meses si es agua sellada o mensualmente si son envases recargados.

3.- Cuide la comida: En tiempos de hiperinflación tener reservas de alimentos no perecederos para una emergencia suena como una especie de fábula capitalista, pero si está en sus posibilidades, mantenga enlatados, galletas saladas, arroz, granos, pasta y algunos caramelos.

Ya poniendo los pies sobre la tierra, la mayor preocupación de la gente es que no se le dañe por falta de refrigeración la comida que tanto dinero le ha costado. La primera recomendación es no abrir innecesariamente la nevera ya que deja escapar el poco frío que tiene. Un congelador cerrado puede mantener el frío por más de 12 horas antes de comenzar a deshielarse, pero si está lleno (así sea de puro hielo) puede durar más de 48 horas.

Un truco muy útil es congelar garrafas plásticas con agua salada (dejando una cuarta parte vacía para que el hielo se expanda), ya que la mezcla salobre tiene un punto de congelación más alto que el agua normal. Botellas de refresco también sirven pero los bloques grandes de hielo duran más que los pequeños, si no lo cree, pregúntele a un cepilladero del centro de la ciudad.

Estos panelas de hielo “plastificadas” pueden ponerse dentro de cavas de playa o dejar en el congelador para que los alimentos se mantengan fríos, pero recuerde colocar aparte la comida que usará en corto plazo.

Si el apagón es muy largo y todo se deshiela, cocine la comida y eso le dará un margen adicional de tiempo para consumirla. Considere que la sal y el vinagre extienden la vida útil de las proteínas.

4.- Manténgase comunicado: Durante un colapso eléctrico seguramente las líneas de celulares y de CANTV estarán caídas, así que ahorre toda la energía que pueda, apagando las funciones de wifi, GPS y bajando el brillo de la pantalla del celular. Si las llamadas no salen ni entran, apague el dispositivo e intente mas tarde (una o dos horas).

Si cuenta con powerbank portátil manténgalo cargado al igual que las laptop, ya que estas pueden servir para recargar el celular. Si no cuenta con estos recursos, es buena idea buscar un adaptador usb para el encendedor del carro, pero recuerde que solo puede tener el carro encendido en lugares ventilados para evitar el envenenamiento por CO2.

Si su smartphone es compatible, descargue una aplicación de radio, ya que en algunos modelos de celular estas funcionan incluso si no hay red móvil o de datos, ya que usan los audífonos como antena. Ésta opción o el radio del vehículo le ayudarán a mantenerse informado si Twitter,  Whatsapp, SMS o las llamadas no funcionan.

Tenga a mano el contacto de alguna persona bien informada para no desperdiciar la batería del teléfono llamando a quienes no puedan aportarle datos fiables.

5.- Conserve una caleta: Al igual que con el tema de la comida, guardar dinero en efectivo para una crisis es algo poco realista en la Venezuela actual, pero tenga en mente que ese dólar de la suerte que mantiene en la cartera podría servirle para obtener algún bien necesario como medicinas, agua, comida o atención médica en caso de una emergencia.

Los bienes líquidos con valor transable como billetes (si es que tiene acceso a ellos) o prendas de valor intermedio, pueden sacar de un apuro a la hora de “comprar” algo indispensable durante un apagón, especialmente porque las tarjetas de crédito y débito no le servirán de nada sin electricidad.

En último caso el trueque de algún alimento del cual tenga suficiente también puede servir como “moneda de canje” si lo que necesita es gasolina, agua o medicamentos.

6.- No olvide la salubridad: Esta es la parte menos glamorosa de todo el dilema y de la cual nadie quiere hablar, pero qué agradecido estará si sigue estos consejos. Cuando el servicio eléctrico falla por períodos prolongados, los baños de la casa se transforman en focos infecciosos, especialmente para las damas que necesitan mayor aseo en los inodoros.

Ya sabemos que esto no sonará bonito pero preste atención. Un cuñete de pintura, un asiento de sanitario, una bolsa lo suficientemente grande para el cuñete y una bolsa de cal pueden evitarle una crisis sanitaria si llega a estar sin agua corriente en su casa o apartamento por más de un día.

Estos sanitarios de emergencia resisten con gran eficiencia las descargas de desechos sólidos y líquidos de toda una familia, siempre y cuando se agregue cal después de cada uso. Eso sí, asegúrese de invertir en una bolsa resistente para evitar una desgracia cuando vaya a trasladar el contenido hasta un container de basura.

Tenga también un kit de primeros auxilios con alcohol, analgésicos, antidiarréicos y asegúrese de incluir repelente para la plaga.

7.- Combata el aburrimiento: Leer un libro con luz de vela es una tarea bastante tediosa y potencialmente peligrosa que solo le beneficiará al lector, a menos que esté leyendo en voz alta para entretener a otros. En lugar de esto, tenga a mano algún juego de mesa como ludo, dominó, cartas o monopolio en los cuales puede participar toda la familia.

Mantener la mente ocupada y un estado de ánimo positivo, ayudará a pasar más rápido el tiempo y evitará que la ansiedad y las ganas de comer se apoderen de usted y de los suyos, mermando sus vitales reservas de comida.

Estas orientaciones de ninguna forma están destinadas a promover el conformismo ante una situación inaceptable, sino a manejo eficiente de una situación de emergencia que puede afectar drásticamente la salud física y mental de su grupo familiar si no se sabe cómo reaccionar ante ellas.

Quisiéramos poder desearles que nunca tengan que usar estos consejos, pero en vista de los acontecimientos recientes no nos queda más que brindarles este pequeño aporte y desearles suerte.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *